Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | La respuesta civil

Los organizadores cifran en más de tres millones los manifestantes en Madrid y Barcelona

Las delegaciones del Gobierno rebajan el número a 650.000 y 350.000 respectivamente.-Un millón de personas rechazan en Londres la política de Blair y Bush

La oposición a la guerra en Irak ha reunido en Madrid y Barcelona a más de tres millones de personas. Según los organizadores de las dos manifestaciones, 2.000.000 personas han ocupado el centro de la capital y 1.500.000 la Ciudad Condal. Desde el Gobierno se ha rebajado sustancialmente estas cifras: 650.000 en Madrid y 350.000 en Barcelona.

En todo caso, las previsiones más optimistas de los organizadores se han visto desbordadas y las dos ciudades ha sufrido durante varias horas un auténtico colapso por la masiva afluencia de personas, que ha provocado una saturación en el transporte público. El servicio de Metro y de trenes de cercanías de las dos ciudades no ha dado abasto para llevar a los miles de manifestantes al punto de partida de las protestas.

En Madrid, bajo el lema "No a la guerra", la cabecera de la manifestación no ha podido empezar a andar, a paso muy lento, hasta las 19.00, una hora después de lo previsto. La razón del retraso es que mucha de los asistentes ha optado por comenzar la protesta a mitad de recorrido, a la altura de Gran Vía, lo que ha provocado un auténtico tapón humano en la Plaza de la Cibeles. En la Puerta del Sol, donde culminaba el itinerario, también estaban colapsados sus accesos. Ante esta situación, la policía se ha visto obligada a habilitar un pasillo en medio de la multitud para que los artistas encargados de leer el manifiesto final alcanzasen la Puerta del Sol.

Durante el transcurso de la manifestación, los asistentes no se han cansado de expresar en voz alta y al unísono su rechazo frontal al apoyo del Ejecutivo español a los planes bélicos de Estados Unidos. En un ambiente festivo, la enorme alfombra humana en que se ha transformado la protesta ha estado formada por personas de todas las edades que portaban pancartas donde se podía leer lemas como "Aznar, si quieres petróleo, vete a recoger chapapote", "Bush, capullo, el mundo no es tuyo" o "Aznar, gilipollas, te vamos a dar dos yoyas". Mucha otra gente ha coreado consignas como "Esto nos pasa por un gobierno facha" o "¿Petróleo bigotes? recoge chapapote".

Almodóvar: "No a la guerra"

Al final de la marcha, y ante una Puerta del Sol repleta de gente, Pedro Almodóvar ha leído un comunicado antibelicista y contrario a toda intervención militar en Irak. El discurso del director manchego ha estado trufado de constantes consignas de "No a la guerra", que jaleaban todos los que llenaban el centro de la capital. Según el manifiesto, el ataque a Irak "pretende garantizar el control del petróleo y reordenar una región en función de los y pintereses económicos y políticos de EE UU". Ante el peligro "inminente" de una guerra contra Irak, el realizador ha pedido al Ejecutivo español que no participe en ese supuesto conflicto armado. El director manchego ha sido interrumpido en numerosas ocasiones por los aplausos de los asistentes y por gritos de "asesinos" o "dimisión".

1.300.000 personas en Barcelona

Barcelona ha vivido la manifestación más multitudinaria de su historia al congregar a cerca de 1.300.000 personas, según estimaciones de la Guardia Urbana, que han rechazado, bajo el lema "Paremos la guerra", un ataque bélico contra Irak.

A pesar del colapso que se ha producido en algunos momentos, no ha habido incidentes y los manifestantes no han dejado de lanzar gritos contra la guerra, mientras muchos de ellos exhibían pancartas con leyendas pacifistas o hacían sonar tambores, silbatos y bocinas. Las pancartas exhibidas han sido muy numerosas, aunque la más repetida ha sido "No a la guerra".

En el manifiesto redactado por la organización se condena "cualquier ataque o intervención militar a Irak, aunque sea con la autorización de la ONU". Una vez leído el comunicado, algunos de los manifestantes han simulado ser víctimas de ataques aéreos, bajo el aullido de sirenas similares a las que advierten a la población civil de bombardeos enemigos.

200.000 en Sevilla

No sólo en Barcelona y Madrid la gente ha salido a la calle. Desde las 11.00 se han sucedido las manifestaciones en 21 ciudades españolas. Lugares como Sevilla y A Coruña han sido los primeros en salir a la calle en unas protestas que incluyen actos simbólicos como simulaciones de bombardeos. En la capital hispalense los manifestantes han desplegado pancartas contra la postura del Gobierno de Aznar y pidiendo la paz. Aún no se conocen datos oficiales, pero en Sevilla son al menos 200.000 personas, 50.000 según la policía. Una cifra similar a la de Oviedo, donde los manifestantes podrían llegar a los 200.000.

Un millón de personas en Londres

Las primeras grandes ciudades de Europa en gritar 'no' a la guerra han sido Berlín y Londres. En la capital británica ha tenido especial incidencia la protesta. Al menos un millón de personas han recorrido el centro de la ciudad coreando consignas contra la guerra bajo un manto de pancartas de colores con lemas como "No a la guerra" y "No en mi nombre". La marcha ha culminado en los jardines de Hyde Park, donde sus esplanadas verdes estaban totalmente tomadas por gente como Rhian Jones: "Mi hijo, Sion, pertenence al Cuerpo de Ingenieros del Ejército. Esta mañana ha sido enviado a Kuwait. Tendría que haberle despedido pero para mí era más importante acudir aquí", ha relatado emocionada. Richard Shirres, otro de los allí presentes, ha confiado en que "esta demostración ciudadana enseñe a los musulmanes que es nuestro gobierno el que quiere ir a la guerra, no la sociedad británica".

En Berlín, 500.000 personas han participado en la manifestación contra la guerra en Irak, la más importante a favor de la paz de esta década, según los organizadores. Los participantes han enarbolado banderas con eslóganes como 'No al ataque contra Irak' o 'Schroeder no es un guerrero de Bush". A la misma ha acudido el canciller Schröder.

En la multitudinaria manifestación de Roma, se han concentrado, según la organización, unos tres millones de personas llegadas de todas la partes del país en 3.000 autobuses y 28 trenes especiales, así como por sus propios medios. Una gran pancarta con el lema "No a la guerra sin un si y sin un pero" abrió la manifestación, de 10 kilómetros de largo, en la que participaron los cineastas Roberto Benigni y Nani Moretti.

En Francia la protesta tuvo menor calado. París fue escenario de una manifestación de 100.000 personas, según la policía, 250.000, según los organizadores, que desfilaron bajo el lema "No a la guerra contra Irak. Justicia, paz y democracia en el Oriente Medio".

400.000 personas en Nueva York

Los gritos pacifista también se han llegado a Estados Unidos, un país tan grande que cuando ya hayan pasado horas desde las marchas en Nueva York, en la costa este, todavía habrá gente en las calles en San Francisco, al otro lado del continente. Entre un momento y otro, las protestas contra la política del presidente George W. Bush se extenderán por otras 250 ciudades.

En Nueva York, una ciudad azotada hoy por el frío invernal, un tribunal había prohibido la marcha pacifista. Sin embargo, los manifestantes se han reunido en gran número alrededor del edificio de la ONU, entre grandes medidas de seguridad. Entre tanto, en el centro de la ciudad un multitud de miles de personas se han reunido tras la pancarta "El mundo dice no a la guerra". Los organizaciones cifran en 400.000 los asistentes, cifra considerada como probable por el diario The New York Times, pese a que no hay cifras oficiales. En Filadelfia, Chicago, Seatle, San Diego, Sacramento y Miami, las manifestaciones, organizadas por 120 asociaciones, han concentrado a menos gente.