Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CARRERA HACIA LA CASA BLANCA

Bush aventaja a Kerry en 11 puntos según los primeros sondeos tras la convención republicana

Una encuesta de la revista 'Time' otorga a Bush una intención de voto del 52%, frente al 41% de Kerry

El presidente de EE UU, George W. Bush ha comenzado a recoger los frutos de la convención republicana que finalizó el pasado jueves. Una encuesta llevada a cabo por la revista Time indica que, por primera vez, supera claramente a su rival, el demócrata John Kerry, en la intención de voto.

El sondeo, realizado en momentos en que se llevaba a cabo esta semana la convención nacional de su Partido Republicano en Nueva York, indica que Bush aventaja por 11 puntos porcentuales a su adversario para los comicios del 2 de noviembre. La encuesta otorga a Bush una intención de voto del 52%, frente al 41% de Kerry y al 3% del independiente Ralph Nader.

Otro sondeo, realizado por la organización Nielsen de Investigaciones para Medios Informativos, indica que el número de estadounidenses que cree que Bush ganará la elecciones ha aumentado de 10 a 20 puntos. Como ejemplo, la encuesta indica que en la ciudad de Nueva York, el número de adultos que dijo que Bush será reelegido aumentó del 39% registrado una semana antes de la convención a un 58% el viernes.

En Los Angeles (California), el incremento en los que favorecen a Bush fue del 38% al 59%, en tanto que en Pittsburgh, fue del 44 al 64%. Es la primera vez desde que se inició la campaña electoral que algún sondeo otorga un claro liderazgo a uno de los candidatos.

La baza de Irak

Por otra parte, el 53% dice confiar más en Bush para resolver el problema de Irak y el 57% en la lucha contra el terrorismo, frente al 41 por ciento y al 36 por ciento, respectivamente, que prefiere a Kerry. De los más de 1.300 adultos con los que se realizó la encuesta, el 50% aprobó la forma en la que el presidente está manejando la ituación en Irak, y el 59% respalda su política contra el terrorismo, resultados ambos superiores a los del anterior sondeo publicado por Time.

En la mayoría de las consultas realizadas hasta antes de la convención, ninguno de los candidatos parecía tener una ventaja de más de dos o tres puntos porcentuales. El mayor protagonismo republicano también se reflejó en la televisión y la primera encuesta sobre los cuatro días de discursos en Nueva York reflejó que éstos contaron con más atención que los de la reunión demócrata de Boston hace poco más de un mes.

La organización Nielsen indica que la Convención Nacional Republicana tuvo una media diaria de televidentes de 22,6 millones de personas, contra 20,4 millones captada por los demócratas a finales de julio. Sin embargo, según expertos políticos, el aumento del apoyo que ha beneficiado a los demócratas es una consecuencia natural de la andanada de propaganda lanzada en el momento de la convención.

Añaden además que es probable que la situación vuelva a emparejarse en los menos de dos meses que faltan para los comicios en que, además de elegirse al nuevo presidente de EEUU, se renovará parcialmente el Congreso.

Intercambio de ataques

Convencidos de que la lucha por la Casa Blanca será dura hasta el último día, los candidatos reanudaron este fin de semana sus campañas intercambiando duros ataques. Un día después de aceptar la candidatura republicana, Bush aprovechó en el estado de Wisconsin un anuncio sobre la creación de más de 144.000 fuentes de empleo para asegurar que sus medidas están dando buenos resultados y "nuestra economía ha vuelto a crecer". Añadió que "hemos superado la recesión, los escándalos empresariales y un ataque terrorista. La economía crece y se fortalece".

Pero Kerry planteó que el país ha perdido más de un millón de empleos y aseguró que Bush será "el primer presidente desde la Gran Depresión (del decenio de 1930) que enfrenta una reelección sin haber creado una sola fuente de trabajo". El candidato demócrata acusó a los republicanos de mentir y afirmó que "ya es hora de que tengamos un presidente que mire de frente y cuando lo haga uno sepa que está diciendo la verdad".