Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cadena de atentados en el centro de Londres deja al menos 38 muertos y 700 heridos

Blair promete "llevar a la Justicia" a los autores de los ataques .-Straw afirma que el ataque tiene el "sello de Al Qaeda"

La policía británica ha elevado a 38 el número de víctimas mortales tras la cadena de atentados en el centro de Londres. Otras 700 personas han resultado heridas. Mientras llegan con cuentagotas las cifras de muertos, la cadena de televisión británica Sky News asegura que la policía ha encontrado dos artefactos que no habrían llegado a explotar. Fuentes oficiales no han confirmado esta información, que podría arrojar luz en las investigaciones.

Información sobre españoles en Londres
Unidad de emergencia consular: 913791625 - 913791627 - 913791628
Consulado español en Londres: 00442075898989

La noche ha caído en Londres y todavía miles de ciudadanos buscan la forma de regresar a sus casas. Las guías callejeras, para encontrar el modo más rápido de regresar tras una jornada de pánico, ha pasado a ser el bien más preciado. El metro todavía permanece cerrado y es muy probable que el servicio ya no funcione hasta este viernes.

Mientras tanto, fluyen con lentitud las informaciones oficiales sobre los ataques. El último balance de víctimas mortales, 38, ha sido facilitado esta noche por la policía británica. En cuanto a las investigaciones, los agentes han señalado que su línea prioritaria será el análisis de las cintas de vídeo de los circuitos de televisión de las líneas de metro afectadas. Por su parte, la cadena británica de televisión Sky News, afirma citando fuentes estadounidenses que la policía ha encontrado dos bombas que no habrían explotado y cuyo análisis podría ser vital para las investigaciones. Sin embargo, el Gobierno no ha confirmado esta información.

"El sello de Al Qaeda"

El primer ministro, Tony Blair, ha regresado a Escocia esta noche para retomar la cumbre del G-8 (los siete países más ricos y Rusia) después de haber abandonado la cita para dirigir las tareas tras los atentados. El mandatario ha prometido que los responsables de los ataques "serán llevados ante la Justicia". Por su parte, el ministro británico de Asuntos Exteriroes, Jack Straw, ha afirmado que los atentados tienen el "sello de Al Qaeda".

Straw, que ha tomado el puesto del primer ministro, Tony Blair, en la cumbre del G-8 que se celebra en la localidad escocesa de Gleaneagles, también ha asegurado que ni la Policía ni los servicios de inteligencia británicos disponían de ninguna advertencia de estos ataques.

En la hora punta

La primera explosión se ha registrado a las 8.49 de la mañana (hora británica) en un tren que circulaba entre las estaciones de Aldgate y Liverpool Street, y han muerto al menos siete personas. La segunda bomba ha estallado en un convoy que discurría entre las estaciones de King's Cross y Russell Square. Allí la cifra de fallecidos se eleva a 21, según el jefe policial de Londres, Brian Paddick. En la estación de Edgware Road han muerto otras siete personas. El atentado contra el autobús de dos pisos que ha saltado por los aires cuando circulaba por Tavistock Square, una hora después del primer atentado, ha causado al menos otros dos muertos. Sobre este último ataque, Paddick ha dicho que es probable que también tuviera como destino la red del metro.

Preguntado sobre la reivindicación hecha en Internet por la Organización Secreta de Al Qaeda en Europa, una organización hasta ahora desconocida, el responsable policial ha dicho que este extremo "no se puede confirmar". Asimismo, ha señalado que por el momento "no hay indicios de que no se tratara de explosivos no convencionales", si bien ha insistido en que todavía hay pocos datos sobre lo ocurrido y ha pedido esperar a "ver qué pruebas hay en los lugares de las explosiones".

El caos ha comenzado a las 9.49 horas de la mañana cuando ha explotado la primera carga explosiva en el tunel de Moorgate, muy próximo a la estación de Liverpool Street, en la city financiera. En un primer momento se habló de un problema eléctrico (el suburbano de Londres no se distingue precisamente por la excelencia de sus instalaciones) o del choque entre dos trenes. Pero pronto se escucharon más estallidos: uno en el tramo entre King's Cross y Russell Square y otra en la estación de Edgware Road. Todos los tramos pertencen a la misma línea, la de Hammesrsmith & City. El temor a que fuera un atentado coordinado cobró más fuerza al saber que otra bomba reducía a un amasijo de hierros un autobús urbano, de la línea 30, en Tavistock Square. Las explosiones han sido confirmadas y atribuidas a actos terroristas a mitad de mañana por el ministro del Interior, Charles Clarke.

45 personas, en estado grave

Aunque la policía ya ha adelantado un balance provisional, los servicios de emergencia que han trabajado en King's Cross han afirmado que allí hay "muchos muertos". Además, el hospital de Whitechapel, uno de los mayores de la zona, informa de un fallecido más. En cuanto a los heridos, un representante del servicio de ambulancias ha informado de que 45 personas están heridas y su estado es grave. "Hemos tratado a 45 pacientes con heridas graves, con quemaduras, amputaciones y fracturas de diversa consideración", ha dicho Russell Smith en una rueda de prensa.

Reivindicación

La edición electrónica del alemán Der Spiegel señala que una página web islamista ha publicado un comunicado que reinvindica los atentados en nombre de Al Qaeda. "Alegraos, comunidad de los musulmanes", empieza la misiva reproducida por dicho diario que continúa señalando que la acción terrorista es una respuesta a la implicación militar del Reino Unido en Irak y Afganistán.

El Gobierno aconseja que no se viaje a la ciudad si no es estrictamente necesario. A primera hora de la noche, las líneas de trenes han sido reabiertas, aunque funcionan con retraso. Los autobuses también prestan servicio a las miles de personas que aguardan para volver a sus casas. Sin embargo, el metro permanece cerrado.

Esta cadena de atentados se producen un día después de que Londres fuera elegida sede de los Juegos Olímpicos de 2012 y coincide con la celebración en la localidad escocesa de Gleneagles de la cumbre del G-8. Desde allí, Blair ha dicho que "está claro que Londres ha sufrido un ataque terrorista". El primer ministro, que ha abandonado precipitadamente la cumbre para volver a Londres y conocer la situación sobre el terreno, ha señalado que el ataque es "especialmente salvaje en el día que se trata de atajar la pobreza en África". "Es importante que los terroristas se percaten de nuestra determinación de defender nuestros valores y nuestro modo de vida. No conseguirán nunca destruir lo que valoramos en este país", ha dicho el premier.

Francia eleva el balance a 50 muertos

El ministro francés del Interior, Nicolas Sarkozy, ha contado todo aquello que su homólogo británico no ha querido hacer público aún. Según ha dicho, Charles Clarke le ha confirmado que se han producido al menos 50 víctimas mortales y 300 heridos, medio centenar de ellos graves.

Sarkozy ha señalado a la televisión pública francesa que ha hablado dos veces con Clarke, y que éste le ha contado que las explosiones fueron "de una violencia considerable". "El techo del metro se ha hundido, la escena del crimen es muy

difícil de reconstruir por los destrozos provocados por la explosión", ha añadido. Respecto a los autores, ha señalado que son "criminales, no terroristas, porque eso querría decir que tienen una ideología detrás y no la tienen, son asesinos que no respetan a nada ni nadie". "Me ha dicho que piensa que es Al Qaeda, pero no tiene elementos [probatorios]. Que a su conocimiento no hubo bombas humanas, suicidas", ha añadido.

Más información