Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATÁSTROFE EN EE UU

Bush asume su responsabilidad por los fallos en las tareas de rescate tras el Katrina

El presidente reconoce que el Gobierno federal "no cumplió plenamente su trabajo"

Más de dos semanas después de que el huracán Katrina arrasase la costa sur de EE UU y con más de 500 muertos sobre la mesa el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha asumido por primera vez su parte de culpa en la desastrosa gestión de las tareas de rescate. El presidente estadounidense ha reconocido que el Gobierno federal "no cumplió plenamente con su trabajo" y ha afirmado que asume la responsabilidad de ese fallo.

En una rueda de prensa conjunta con el presidente iraquí, Jalal Talbani, Bush ha reconocido además que el huracán "puso de manifiesto serios problemas en la capacidad de respuesta" de Washington a un desastre de gran magnitud. El presidente de EE UU ha recordado en este sentido la necesidad de explicar el por qué de estos errores.

Pero no todo ha sido una mea culpa en el discurso de Bush. El mandatario estadounidense ha recordado también que ayer estuvo por tercera vez en la zona del desastre y ha defendido a todos los funcionarios del Gobierno que están trabajando por garantizar el bienestar de los damnificados. "No voy a defender el proceso que tiene lugar allí, sino ala gente que está al frente de esta tarea [...], a la gente que ha trabajado muy duro para salvar vidas", ha señalado.

Popularidad por los suelos

La popularidad de Bush se desplomaba en los sondeos al mismo ritmo al que subían las aguas en Nueva Orleáns, en la mayor catástrofe que ha sacudido a la ciudad en sus 250 años de historia. Según el último sondeo hecho público hace unas horas por la empresa Gallup para la cadena CNN y el periódico USA Today, el porcentaje de estadounidenses que desaprueba la gestión del presidente en este asunto es del 54%, frente al 43% que la aprueban.

"Es un desastre enorme, sin precedentes por su amplitud", ha declarado por su parte el portavoz de la Casa Blanca, Scout McClellan, quien ha precisado que el presidente detallará el próximo jueves la respuesta de su administración y "lanzará las bases de la reconstrucción a largo plazo".

El balance oficial de víctimas, siempre provisional, es de 513 muertos, 279 de ellos en Luisiana, 218 en Misisipi, 14 en Florida y dos en Alabama. En principio se temió que el número de fallecidos fuera mucho mayor y la administración estadounidense encargó 25.000 bolsas para guardar cadáveres. Entre las víctimas mortales no hay de momento ningún extranjero.

Los blancos, con el presidente; los negros, en contra

La última encuesta publicada por Gallup revela que la raza es un factor clave a la hora de valorar la actuación de la administración Bush en el desastre del Katrina. Los afroamericanos de los Estados afectados criticaron desde el primer momento que el Gobierno se volcara con los ricos y los blancos, frente a los grupos tradicionalmente marginados.

Así, mientra el 51% de los blancos aprueba el trabajo de Bush como presidente, entre los negros el porcentaje de aprobación es del 14%. El 67% de los blancos entrevistados considera que el presidente ha prestado la atención necesaria a los afroamericanos de la región devastada, y el 26% opina que no. Entre los afroamericanos, el 72% cree que el presidente no les ha prestado atención, y el 21% cree que sí.

Además, entre los blancos, sólo el 21% cree que la tardanza en la asistencia se debió a la condición de pobreza de un alto porcentaje de los habitantes de Nueva Orleans, mientras que entre los negros ese porcentaje es del 63%.

Más información