Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 30 personas mueren al inmolarse un suicida en un autobús en Bagdad

El vehículo se dirigía a la localidad de Nasiriya desde la capital iraquí

Al menos 30 personas han muerto y varias decenas más han resultado heridas al inmolarse un suicida en un autobús que circulaba por el centro de Bagdad, según ha informado un responsable de la policía. El autobús se dirigía a Nasiriya, una ciudad al sur de Irak de mayoría chií.

"Algunos cuerpos están carbonizados ya que el autobús ha ardido completamente", ha declarado un responsable policial en el lugar de los hechos. El autobús acababa de dejar la estación de Al Nahda y se dirigía a la localidad de Nasiriya. Apenas minutos después de la salida, sobre las 10 de la mañana (hora española), el suicida ha hecho estallar la carga que portaba, matando a decenas de viajeros, todos civiles, entre los que había niños, mujeres y estudiantes.

"La explosión ocurrió cuando el autobús iba a salir de la estación con dirección hacia la ciudad de Nasiriya", a unos 400 kilómetros al sur de la capital, ha declarado el capitán de Policía Salam Jatab, que no ha descartado que las víctimas sean en su mayoría chiíes. La estación de autobuses ha sido inmediatamente acordonada por las fuerzas de seguridad, mientras que los servicios de emergencia evacuan a los muertos y heridos.

Según Jatab, otros cuatro autobuses ha quedado dañados por el ataque, el más sangriento en Bagdad desde hace varios meses.

El atentado se produce justo una semana antes de las elecciones legislativas de Irak, de las que debe salir ya el primer Parlamento definitivo desde la caída de Sadam Husein. En las últimas semanas, a medida que se acerca la votación, la insurgencia ha intensificado sus ataques.

El pasado martes, 27 policías perdieron la vida en un atentado similar en el que más de 30 personas resultaron heridas, perpetrado por dos mujeres en el interior de la Academia de Policía, en el este de la capital.

La inseguridad y las repetidas ofensivas de las fuerzas estadounidenses e iraquíes en las áreas suníes, llevadas a cabo en los últimos meses en especial en la zona este del país, cerca de la frontera con Siria, han llevado a la Asociación de Ulemas Musulmanes (AUM), que representa a los árabes suníes, a anunciar que boicoteará las elecciones. Otros grupos, en cambio, pese a que condenan las ofensivas estadounidenses, han anunciado que participarán en las elecciones.

El actual Parlamento iraquí, elegido de forma provisional el pasado 30 de enero, está dominado por los chiíes y los kurdos debido a que la comunidad suní, que representa el 20% de la población de Irak, de 24 millones de habitantes, boicoteó en su mayoría las elecciones.