Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fidel Castro recibe a Evo Morales con todos los honores

El presidente electo de Bolivia realiza la primera escala de una gira que le llevará a España, Francia, Bélgica, Sudáfrica, China y Brasil

El mandatario cubano, Fidel Castro, ha recibido esta tarde hora española con todos los honores de jefe de Estado al presidente electo de Bolivia, Evo Morales, a su llegada a Cuba, primer país que visita tras su victoria electoral. Se trata de un gesto cargado de simbolismo, ya que Morales nunca ha ocultado su admiración por Castro. El líder cocalero ha viajado a La Habana acompañado de una delegación de 60 personas para reunirse con Castro, quien le esperaba al pie de la escalerilla del avión de Cubana de Aviación que lo ha conducido a la capital cubana.

En unas breves declaraciones a la prensa, el líder del Movimiento al Socialismo (MAS), que asumirá su cargo el 22 de enero, ha confesado que esta nueva visita a la isla, que en realiza en vísperas del 47º aniversario del triunfo de la revolución que desde 1959 lidera Castro, significa para él "una alegría, una emoción, una amistad con el pueblo cubano". También han acudido a darle la bienvenida el vicepresidente Carlos Lage y el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, entre otros funcionarios del Gobierno cubano.

El líder sindicalista boliviano, que responde así a una invitación de Castro, ha visitado la isla en varias ocasiones anteriormente, la más reciente en abril, cuando fue operado en la isla de una rodilla que se lesionó jugando al fútbol. Esta "visita amistosa" del presidente electo de Bolivia, indio aymara, de 46 años y soltero, fue confirmada con un comunicado oficial divulgado la víspera, que señaló que "se inserta en el marco de las históricas y profundas relaciones de hermandad y solidaridad entre los pueblos cubano y boliviano".

¿Poncho o traje?

"La presencia de Morales distingue y llena de satisfacción a nuestro pueblo y constituye un importante estímulo para fortalecer los lazos de amistad y cooperación entre el gobierno de Cuba y el próximo gobierno de Bolivia", agregó la nota. También indicó que durante su visita, el socialista Morales y su delegación -senadores y diputados, representantes de movimiento sociales y un equipo de prensa- mantendrán reuniones con Castro y otros dirigentes cubanos. Hasta ahora no se han facilitado más detalles sobre la estancia de Morales que, según informaciones procedentes de Bolivia, permanecerá en La Habana solo un día, pues tiene previsto celebrar la fiesta de año nuevo en Orinoca, el pequeño pueblo andino donde nació.

El líder cocalero, que ganó con amplio margen las elecciones presidenciales del pasado día 18, inicia en Cuba una amplia gira internacional que le llevará a partir de la próxima semana, y antes de asumir la presidencia, a España, Francia, Bélgica, Sudáfrica, China y Brasil. Durante ese periplo tiene previstas entrevistas con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, con el ex presidente sudafricano Nelson Mandela y con el líder brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva. A la toma de posesión han sido invitados 130 mandatarios y 180 líderes de organizaciones sociales, indígenas y campesinas de varios países, además de personalidades como Diego Armando Maradona y premios Nobel como Adolfo Pérez Esquivel, Rigoberta Menchú, Gabriel García Márquez y José Saramago.

Estos días se debate en Bolivia sobre algo tan prosaico como el atuendo que eligirá Morales para su toma de posesión. El debate entre el poncho o el traje ha generado una polémica entre sectores tradicionales del país andino. Morales, de origen campesino, viste generalmente de manera informal y no ha cambiado su estilo desde que se inició hace más de diez años en la política en su bastión en la zona central del Chapare, donde lideró los sindicatos de productores de coca. "Elegir la ropa que usará en la transmisión de mando es una decisión personal", ha sentenciado el portavoz del MAS, Alex Contreras, para quien "el hábito no hace al monje".