Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia austriaca condena a David Irving a tres años de prisión por negar el Holocausto

El historiador inglés reconoce haber hecho apología del nazismo durante el juicio en su contra por su versión 'negacionista' de la II Guerra Mundial

David Irving cuenta en su libro La guerra de Hitler que durante la II Guerra Mundial "no hubo cámaras de gas, ni ningún asesinato sistemático de masas organizado por los nacionalsocialistas". Esta versión de la historia del siglo XX le va a costar tres años de prisión incondicional, según ha decidido hoy un tribunal de Viena. El historiador británico estaba acusado por "negacionismo" del Holocausto. Durante el juicio iniciado hoy, Irving se ha declarado culpable, como ya había adelantado su abogado, Elmar Kresbach, esta mañana al entrar en el Tribunal.

En la versión del polémico historiador inglés, durante el nazismo "hubo crímenes aislados, pero relativamente pocos, y la mayoría de las víctimas murieron de causa natural en los campos de concentración, por epidemias de enfermedades". El fiscal Michael Klackl ha afirmado en su discurso de apertura que Irving presume desde hace años de historiador pero que "es todo menos un historiador, es un ambicioso falsificador de la historia". Klackl ha acusado al polémico británico de 67 años de intentar difundir una versión falsa de la historia de la II Guerra Mundial, y de negar el asesinato de millones de personas.

El historiador británico está detenido desde el pasado noviembre (sus intentos de salir en libertad bajo fianza no han tenido éxito) y los cargos presentados contra él se remontan a 1989, año en que pronunció en Austria dos discursos negacionistas. El historiador se ha hecho famoso por defender que Adolf Hitler no participó en el Holocausto, que no había cámaras de gas en el campo de concentración de Auschwitz y que la cifra de seis millones de judíos exterminados por los nazis era una exageración.

Según su abogado, durante su estancia en la cárcel el historiador ha recibido hasta 300 correos electrónicos semanales de parte de simpatizantes desde todo el mundo. Además, ha adelantado que el mismo Irving está escribiendo sus memorias, que titulará La guerra de Irving. Anteriormente ya se había enfrentado a otras acusaciones por alentar el antisemitismo.

Los ocho miembros del jurado han decidido por unanimidad condenar al historiador con tres años de prisión. La condena se basa en dos intervenciones públicas en Austria en 1989 en la que negó la existencia de cámaras de gas en Auschwitz, y adujo que la Noche de los Cristales Rotos, la primera gran persecución violenta contra los judíos de Alemania en 1938, no fue perpetrada por los nazis. No obstante, Irving podría haber recibido una pena de hasta 10 años de cárcel, pero el veredicto final se ha reducido, posiblemente por el hecho de haberse declarado culpable, con lo que ha reconocido indirectamente la existencia de las cámaras de gas y de la masacre del holocausto. Desde que inició su prisión preventiva, ha cumplido ya unos tres meses de cárcel.

El juicio se está celebrando en medio de debates y polémicas sobre la libertad de expresión en Europa, debido a las violentas protestas que sucedieron a la publicación de caricaturas del profeta del Islam, Mahoma.