Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La empresa da por muertos a los 65 mineros mexicanos atrapados

Desde el día de la explosión hasta hoy la compañía y los responsables políticos habían animado a los familiares a mantener las esperanzas de encontrar a los trabajadores con vida

San Juan de Sabinas (México)

Los 65 mineros atrapados desde el pasado domingo en la mina Pasta de Conchos, en el norte de México, murieron tras la explosión que se produjo por acumulación de gas metano, han admitido la empresa y las autoridades, después de que durante todos estos días los responsables políticos y de la empresa alentaran a los familiares a mantener la esperanza de que los mineros serían hallados con vida.

En una rueda de prensa conjunta, el ministro de Trabajo, Francisco Salazar, el presidente de Industrial Minera México, Javier García, y el gobernador del norteño estado de Coahuila, Humberto Moreira, han hecho público el informe oficial sobre lo ocurrido.

La onda expansiva se extendió por toda la mina de carbón, ubicada en el municipio de San Juan de Sabinas, en el estado de Coahuila, fronterizo con EE UU, y se registraron temperaturas superiores a los 600 grados centígrados, han explicado. No hubo posibilidades de supervivencia después de la explosión de metano producida en el interior de la mina, ha dicho Javier García a la prensa.

Este informe contrasta con los de días anteriores, que afirmaban que había esperanzas de hallar con vida a los mineros. El pasaso viernes, el gobernador Moreira hizo público su descontento con la forma en que se estaba dando la información a los familiares, a quienes se pedía tener esperanza, luego se les decía que no había condiciones para "sustentar la vida" y el viernes se anunciaba que se suspendían las labores de rescate durante tres días. Moreira pidió al ministro de Trabajo, en una conversación mantenida por teléfono en un programa televisivo, que se hablara "sin rodeos" a los familiares de los mineros, atrapados a 160 metros de profundidad.

Juan Rebolledo, del Grupo Minero México, señaló anoche a la prensa que las probabilidades de vida eran bajas, pero faltaba información específica sobre la zona más alejada del túnel. "Mientras no tuviéramos esa información, no podíamos anunciar que ya no era posible ningún rescate de nadie con vida", según Rebolledo.

La empresa adelantó el viernes que daría una indemnización de 750.000 pesos (71.428 dólares) a los familiares de cada uno de los mineros atrapados.