Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El control de la energía en Bolivia

Evo Morales llega a un acuerdo con Argentina, Brasil y Venezuela para el precio del gas

Los líderes de los cuatro países se reúnen en Iguazú para abordar la nacionalización de los hidrocarburos adoptada por Morales

Los dirigentes de Bolivia, Argentina, Brasil y Venezuela, se han reunido esta noche en Puerto Iguzú para abordar el conflicto de intereses generado en la región después de que Evo Morales anunciara la nacionalización de los hidrocarburos bolivianos. Morales se ha comprometido con sus colegas a garantizar el suministro, mientras que Argentina, Venezuela y Brasil fomentarán inversiones conjuntas para el desarrollo de Bolivia.

En una declaración conjunta que ha leído el presidente argentino, Néstor Kirchner, los cuatro dirigentes han coincidido en "preservar y garantizar el abastecimiento de gas favoreciendo un desarrollo equilibrado de los países productores y consumidores".

Los presidentes de Brasil y Argentina son los más afectados por la recuperación por parte del Estado de la industria de los hidrocarburos de Bolivia. No en vano, son los principales compradores del abundante gas natural que se halla en el subsuelo boliviano. Temen ambos países problemas de suministro de gas de cara al invierno austral que se avecina. Morales ha asegurado que garantizará el suministro, pero quiere renegociar los precios que pagan ambos países.

Petrobras, la máxima inversora en los hidrocarburos bolivianos e importadora del gas que consume Brasil, ha manifestado su oposición a una subida del precio del gas. Más de la mitad del gas natural que consume Brasil proviene de Bolivia, a través de un gasoducto binacional manejado por la estatal Petrobras. El presidente brasileño se mostró confiado ayer en que el conflicto se arreglaría: "la única cosa que tenemos que hacer es colocarnos al lado de ellos y ellos colocarse al lado de nosotros y juntos encontrar un término medio", dijo, para añadir que "no existe una crisis con Bolivia".

Además, la compañía anunció que congelaba su plan de inveriones en Venezuela ante la nueva situación legal. La decisión ha sido duramente contestada hoy por Morales poco antes de que comenzara la reunión. La palbra escogida por el mandatario boliviano, según el diario Clarín, ha sido "chantaje".

Aceptación del decreto

El anuncio del Gobierno ha coincidido con la visita a Bolivia del presidente venezolano, Hugo Chávez, que ha rendido visita a su colega como primera escala para la cumbre de Puerto Iguazú. Chávez ha reconocido la existencia de "tensiones", pero confía en "la voluntad de los líderes para superarlas". Es más, el presidente venezolano culpa de estas tensiones a Estados Unidos, al reconocer que "llegan desde el norte" para impedir una mayor unión en América Latina.

Durante su visita, Chávez ha augurado a su colega boliviano que la nacionalización de los hidrocarburos se aplicará sin traumatismos y que logrará acuerdos con las multinacionales petroleras. Chávez habla desde la voz de la experiencia, pues decretó una medida similar en Venezuela. "Nosotros hemos recuperado igual el manejo de nuestro recurso natural, fundamental, nuestra riqueza de los hidrocarburos venezolanos, en un proceso largo y difícil que nos costó hasta un golpe de Estado. Estoy seguro de que el caso de Bolivia no será de ninguna manera traumático. Estoy seguro que todo saldrá bien" ha dicho Chávez.

Chávez retira a su embajador en Lima

El presidente de Venezuela ha anunciado el retiro del embajador de su país en Lima, cuatro días después de que el gobierno peruano diera la misma orden al jefe de su misión diplomática en Caracas.

"A nosotros, y lo anuncio porque la decisión no se ha anunciado, no nos queda más que retirar a nuestro embajador. He ordenado el retiro de nuestro embajador, con mucho dolor", ha anunciado por sorpresa Hugo Chávez a la prensa tras reunirse con su colega boliviano, Evo Morales, en el Palacio de Gobierno de La Paz.

Más información