Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bolivia da tres días al BBVA para que entregue sus participaciones en empresas petroleras

La medida también afecta a la entidad suiza Zúrich y da a ambas empresas un plazo de tres días para que acaten el nuevo decreto

El Gobierno de Bolivia ha dado hoy un plazo de tres días a los bancos BBVA y Zurich para que entreguen al Estado "a título gratuito" las acciones que gestiona a través de un fondo de pensiones en las petroleras nacionalizadas o, de lo contrario, sus instalaciones serán intervenidas. El presidente boliviano, Evo Morales, ha asegurado los fondos van a pasar a ser administrados el Estado, por lo que "no se afecta, no se quita a nadie, no se expropia a nadie".

Este decreto, complementario al de nacionalización de los hidrocarburos con que el Gobierno quiere asumir "el control absoluto" sobre el negocio petrolero, ha sido firmado por el vicepresidente, Alvaro García Linera, porque Morales estaba en Estrasburgo, dirigiendo un discurso al Parlamento Europeo. Allí, preguntado por un diputado el PP, ha dicho que estos fondos se crearon tras las "mal llamadas normas de capitalización, que finalmente han sido de descapitalización".

En Bolivia BBVA está presente a través de BBVA Previsión AFP, la empresa líder en administración de fondos de pensiones en el país andino con 515.243 afiliados y copa algo más del 50% del sistema con una inversión que supera los 1.125 millones de dólares, según datos de la propia entidad. El petróleo concentra la mayor parte de su cartera: el 42,74% de los fondos que gestiona están invertidos en este sector.

Desde 1997 BBVA y Zurich Financial Service administran un fondo colectivo creado con la las acciones resultantes del proceso de privatización parcial de las firmas estatales en los sectores estratégicos, llevada a cabo en la década pasada y que significó la entrada de un gran número de inversores extranjeros.

El regreso de YPFB

Con el decreto presentado hoy, las AFP deberán entregar al Estado las acciones que manejan en las petroleras Andina, filial de la hispano-argentina Repsol YPF; Transredes, de la estadounidense Enron y la anglo-holandesa Shell, y Chaco, del grupo británico British Petroleum. Estas compañías surgieron de la desmembración de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), que ahora recuperará su rol ejecutivo al recibir las acciones administradas por las AFP en las petroleras, que representan unos 700 de los 1.600 millones de dólares que tiene el fondo.

"Hemos dialogado varias horas, varios meses, con la gente de las AFP [administraciones de fondos de pensiones] y hemos encontrado colaboración de una más que otra, hemos encontrado resistencia verbal y exceso verbal de alguno de los representantes de los fondos de pensiones", ha señalado García Linera.

Ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo con las empresas gestoras extranjeras sobre la forma de transferencia de las acciones, el ejecutivo de La Paz ha tomado esta decisión. "Habrá intervención a estos fondos de pensiones si no cumplen en tres días el decreto, así de claro", ha dicho García Linera después de presentar el documento.