Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Seguridad ultima una resolución que condena la prueba de misiles de Corea del Norte

Japón ha pedido al resto de miembros una dura respuesta que incluye sanciones económicas

El Consejo de Seguridad estudia cómo responder al lanzamiento de misiles por parte de Corea del Norte, y entre las posibilidades está una resolución elaborada por Japón que contempla imponer sanciones al aislado país asiático. Los 15 miembros del Consejo de Seguridad se han reunido con carácter urgente para tratar la crisis de los misiles provocada por Corea del Norte, y todos ellos han coincidido en la necesidad de reaccionar de forma "rápida y contundente" para frenar las acciones de Pyongyang.

Japón, apoyado por EE UU y Reino Unido, prevé distribuir este mismo miércoles un borrador de una resolución en la que se pide a los estados miembros suspender la transferencia de recursos financieros y materiales tecnológicos que puedan ser usados por Corea del Norte para el desarrollo de misiles o armas de destrucción masiva. Pero hay distancia entre las posturas de los distintos miembros. Japón es partidario de una respuesta grave.

El embajador de EE UU ante la ONU, John Bolton, es partidiario de "proceder de forma cuidadosa", a la vez que ha recordado "la sabiduría y liderazgo" del presidente George W. Bush, cuando en 2001 decidió abandonar el Tratado Antimisiles Balísticos (AMB) firmado en 1972 con Moscú y poner en funcionamiento un escudo antimisiles.

Por su parte, Rusia también se ha mostrado muy cautelosa, y ha pedido que sea cual sea la solución, se haga por "canales diplomáticos", pese a que algunos fragmentos de los misiles cayeron en territorio ruso. Además, Moscú también es partidario de conversaciones a seis bandas -EE UU, las dos Coreas, China, Rusia y Japón-, que actualmente se encuentran estancadas.

Nuevo desafío en la crisis de los misiles

Pese al anuncio, esta madrugada, de la reunión del Consejo de Seguridad, el régimen norcoreano ha seguido desafiando a la comunidad internacional. Corea del Norte ha lanzado a las 10.22 (hora peninsular española) otro misil, según el Gobierno japonés, que no dado más detalles sobre el suceso. Horas antes, el régimen de Pyongyang disparaba entre siete y diez proyectiles más, uno de ellos de largo alcance con capacidad de llegar hasta Estados Unidos. Los misiles fueron disparados entre las 3.30 y las 5.00. Casi todos ellos fueron de corto alcance, proyectiles Rodong (basados en los Scud de origen soviético), y se estrellaron en el mar de Japón (mar del Este). Al menos uno de ellos fue sin embargo de largo alcance, un Taepodong-2, que mide 35 metros y tiene un radio de acción de entre 3.500 y 6.700 kilómetros. Según Washington, este último lanzamiento fracasó, al estallar el proyectil 40 segundos después de iniciar su vuelo. Corea del Norte dice disponer de armas nucleares; los servicios de inteligencia estadounidenses dan credibilidad a esta afirmación, aunque no creen que el régimen de Pyongyang pueda montarlas en sus misiles.

Entre siete y diez misiles

Japón cifra en siete los misiles lanzados por Corea del Norte en las últimas horas. Sin embargo, el jefe del Estado Mayor del Ejército ruso, Yuri Baluyevsky, dice que fueron diez, y que un equipo de observadores de ese país fue testigo de su lanzamiento.

Un satélite en órbita

Estados Unidos y Japón habían advertido a Corea del Norte de que podrían recurrir al Consejo de Seguridad de la ONU para la imposición de sanciones económicas si llevaba a cabo el lanzamiento de un misil balístico, cuyos preparativos parecía haber acelerado el régimen comunista en las últimas semanas en el nordeste de su país. En agosto de 1998, Corea del Norte desató las alarmas de estos dos países al lanzar un misil Taepodong-1 de alcance medio, que sobrevoló el territorio japonés para terminar hundiéndose en el Pacífico. Corea del Norte afirmó entonces que sólo pretendía poner en órbita un satélite, pero desde entonces ha lanzado varios misiles más de corto alcance.

El lanzamiento del misil de 1998, que según Corea del Norte sólo pretendía poner un satélite en órbita, llevó a estadounidenses y norcoreanos a negociar la moratoria sobre pruebas de misiles convencionales que firmarían en 1999.

Negociaciones sobre el programa nuclear

Estados Unidos y Japón habían indicado además que un nuevo lanzamiento de prueba de un misil balístico de largo alcance podría poner en riesgo las conversaciones multipartitas sobre el programa nuclear norcoreano. Estas negociaciones a seis bandas que implican a ambas Coreas, Estados Unidos, Rusia, China y Japón están estancadas desde noviembre pasado, cuando Pyongyang puso fin abruptamente a la quinta ronda de negociaciones e impuso su boicot a la reanudación.

Corea del Norte exige que EEUU retire las sanciones impuestas a medios financieros relacionados con la Administración de Pyongyang por falsificación y lavado de dinero. Tanto Washington como Tokio habían calificado el eventual lanzamiento de un misil de largo alcance por Corea del Norte como una amenaza para la seguridad regional.

4 de julio, una fecha simbólica

Corea del Norte no sólo ha lanzado los misiles de prueba en un 4 de julio, fecha en la que Estados Unidos celebra la independencia. Además, según responsables del Departamento de Estado de la Casa Blanca, las armas estaban programadas para la misma hora del lanzamiento del Discovery desde Florida. Esto ha sido calificado como un "acto de provocación" por parte de dichas fuentes.

Más información