Reportaje:

Un nuevo día 11 trágico

El ataque múltiple de Bombay recuerda de forma macabra a otros dos grandes atentados cometidos también el día 11 de mes: Nueva York y Madrid

ELPAIS.es Madrid 11 JUL 2006 - 19:56 CET

Puede ser casual o puede ser una circunstancia buscada deliberadamente por los terroristas. Lo cierto es que el ataque múltiple de hoy en Bombay recuerda de forma macabra a otros dos grandes atentados de la historia reciente cometidos también el día 11 de mes: El sufrido por Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001, que inauguró la era del terror global y dejo más de 3.000 muertos; y el que costó la vida a 191 personas en los andenes de los trenes de cercanías de Madrid el 11 de marzo de 2004.

La policía india aún no tiene una hipótesis definitiva sobre la autoría de los atentados de hoy, pero, como en el 11-S y el 11-M, todo apunta a un ataque de extremistas islámicos, inspirado en los métodos de Al Qaeda. Además, como en aquellas dos ocasiones los medios de transporte han sido escogidos como objetivos del ataque. En el 11-M también fueron trenes; en el 11-S se utilizaron aviones comerciales como proyectiles para estrellarlos contra edificios.

Entre los atentados de Washington y Nueva York y el ataque en la estación de Atocha y sus aledaños los expertos establecieron otra siniestra coincidencia númerica: entre ambos ataques mediaron casi exactamente 911 días. Y 911 son precisamente los guarismos con los que en los países anglosajones se expresa el 11 de septiembre.

Modus operandi

Además de recordar a los atentados cometidos en Madrid, el modus operandi de los terroristas que han provocado la matanza de hoy en Bombay recuerda a los del pasado año en Londres. Siete bombas han estallado en apenas media hora en la primera clase de trenes suburbanos y estaciones de la línea oeste de Bombay y parecen haber sido activadas mediante un temporizador. Se desconoce hasta ahora la autoría de los atentados.

También en hora punta de la mañana en Londres, 56 personas perdieron la vida y 700 resultaron heridas el 7 de julio de 2005 al explosionar tres bombas en otras tantas estaciones del suburbano y otro artefacto en un autobús, en lo que supuso el mayor atentado más sangriento de la historia del Reino Unido. Las tres bombas hicieron explosión casi simultánea en otros tantos trenes del metro justo cuando el primer ministro británico, Tony Blair, se reunía con el presidente de EEUU, George W. Bush, en Gleneagles (Escocia), en una cumbre del Grupo de los Ocho países más desarrollados (G-8) y Rusia.

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana