Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Evacúan un aeropuerto de EE UU por un líquido sospechoso que ha resultado ser gel facial

Según el FBI, la mujer que el miércoles provocó que un avión rumbo a Washington fuese desviado a Boston pasó mensajes intimidatorios a la tripulación y se refirió a Al Qaeda

El aeropuerto Tri-State del estado estadounidense de Virginia Occidental ha sido evacuado esta tarde tras ser hallada en posesión de una mujer de origen paquistaní una botella con líquido, según fuentes oficiales. El líquido sospechoso ha resultado ser crema limpiadora del cutis, según ha informado hoy la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). Sin embargo, hay otro recipiente que dio positivo en el control contra explosivos y cuyo contenido aún se desconoce.

Un perro adiestrado del aeropuerto, ubicado en la localidad de Wayne County, reaccionó ante un líquido sospechoso en el bolso de una pasajera, según ha informado el director del aeropuerto, Larry Salyers. La propietaria del equipaje de mano en el que se halló el líquido iba a embarcarse en un vuelo a Charlotte (Carolina del Norte) y es de origen paquistaní, aunque reside en Jackson (Michigan), según Salyers. La policía la ha interrogado, pero no ha llegado a detenerla.

El servicio de vuelos comerciales fue interrumpido, unas cien personas tuvieron que ser evacuadas de la terminal y al menos un avión fue desviado a otro aeropuerto.

Mensajes intimidatorios

Por otra parte, la mujer que el miércoles provocó que un avión rumbo a Washington fuese desviado a Boston por su actitud descontrolada pasó mensajes intimidatorios a la tripulación y se refirió a Al Qaeda, según la declaración de un agente del FBI.

A Catherine Mayo, de 59 años y residente en Braintree (Vermont), se le acusa de interferir con la tripulación del vuelo 923 de United Airlines que salió de Londres y debía aterrizar en Washington, por lo que podría afrontar una pena de hasta 20 años de prisión y una multa de 250.000 dólares. La mujer ha comparecido hoy ante un tribunal en Boston que tiene a cargo su caso.

Su abogada ha alegado que tiene "problemas muy graves de salud mental", a los que ha atribuido los actos que ella realizó como discutir con los miembros de la tripulación, intimidarlos u orinar sobre el piso del avión.