Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Ser calvo le llevó a la cárcel, su ADN le ha devuelto la libertad

Las pruebas genéticas demuestran la inocencia de un hombre, 24 años después de ingresar en una prisión de Florida acusado de violación.

Era inocente y ha tardado 24 años en demostrarlo. Orlando Boquete, inmigrante indocumentado de 51 años, fue declarado inocente por un tribunal de Florida el mes de mayo pasado gracias a las pruebas de ADN. Pero la libertad definitiva ha tardado en llegar. Después de salir de la cárcel fue internado en un centro de control de inmigrantes a la espera de ser repatriado a Cuba. Ayer, Boquete consiguió finalmente la libertad.

La historia de este hombre que podría inspirar un guión de Hollywood, ha sido publicada en el diario estadounidense El Nuevo Herald.

Boquete llegó a Estados Unidos en 1980, huyendo del régimen castrista y con la esperanza de un futuro mejor en la tierra de la libertad. Un par de años después se encontró con la cárcel. En 1982, Boquete fue detenido por la Policía de Florida acusado de violación y robo. Ingresó en prisión a pesar de la debilidad de las pruebas, su ligero parecido con el culpable.

El sospechoso era calvo, no llevaba camisa y era hispano, según declaró la víctima. "Era como si Boquete tuviera una bandera roja que estuviera señalando que lo identificaran como el agresor", han afirmado sus abogados. "La mujer nunca tuvo la oportunidad de comparar, bajo una iluminación apropiada, el rostro de él con el de los otros hombres. Lo que es todavía más increíble en este caso es que Boquete tenía un gran bigote negro en el momento que fue arrestado, y que el atacante había sido descrito como un hombre completamente afeitado".

Tras protagonizar dos fugas, en una de ellas estuvo prófugo de la justicia durante 10 años, volvió a la cárcel y encontró la ayuda de la asociación Proyecto Inocencia que se dedica a demostrar la inocencia a través de las pruebas de ADN.

Tras conseguir la libertad, la justicia de Florida decidió compensarle con el traslado a un centro de inmigrantes para ser deportado a su Cuba natal, por su implicación en el robo de un almacén y posesión ilegal de armas. Ahora sus abogados han alcanzado un acuerdo con la Agencia Federal de Inmigración y Aduanas (ICE), para que se posponga la orden de expulsión. Bouquete salió ayer del centro. "Comenzaré mi vida de nuevo", ha dicho en una entrevista poco después de salir del Centro de Detención de Krome, en Miami. "Todo lo que suceda será bueno. Nada malo me puede pasar", publica El Nuevo Herald.

183 casos similares

Orlando Boquete no es el primero que demuestra su inocencia gracias a las pruebas de ADN. Solo en Florida han sido seis los presos que han salido de la cárcel por este tipo de análisis. En todo Estados Unidos, 183 personas han sido excarceladas por estas pruebas genéticas, según datos de la organización Proyecto Inocencia.