Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush desclasifica un informe que afirma que la guerra de Irak ha elevado el riesgo terrorista

La desclasificación afecta a cuatro de las 30 páginas del texto, se produce tras una reciente filtración del mismo

La guerra en Irak ha generado un grave resentimiento en el mundo musulmán y ha permitido a los extremistas musulmanes reclutar más simpatizantes, según un informe de los servicios secretos de EE UU desclasificado hoy parcialmente por orden del presidente, George W. Bush. El informe, titulado "Tendencias en el Terrorismo Global: Implicaciones para EE UU" y del que se han desclasificado cuatro páginas, afirma que "la guerra en Irak está dando forma a una nueva generación de líderes y operativos terroristas".

Según el análisis, filtrado ya parcialmente a la prensa el pasado fin de semana, la red terrorista Al Qaeda "continuará como la principal amenaza para EE UU y sus intereses en el extranjero", aunque los movimientos extremistas "se extienden y adaptan a los esfuerzos antiterroristas". Esa dispersión, y la falta de un objetivo conjunto por parte de esos grupos, "hará más difícil localizarles y hacerles frente".

Si esta tendencia continúa, el informe o "evaluación nacional de inteligencia" -elaborado por los 16 servicios secretos estadounidenses y presentado al Congreso en abril- predice una mayor variedad de amenazas contra los intereses de EEUU tanto en su territorio como en el extranjero, lo que conducirá "a más atentados en todo el mundo".

"Causa célebre" de los extremistas

Los expertos antiterroristas consideran que la guerra en Irak se ha convertido en la "causa célebre" de los extremistas y "está dando forma a una nueva generación de líderes y operativos terroristas". Los analistas especifican que hay cuatro factores que alimentan la difusión de la ideología extremista musulmana: "agravios arraigados, como la corrupción, la injusticia y el miedo a la dominación occidental"; la guerra iraquí; la lentitud de las reformas socio-económicas y políticas en sus países, y "el sentimiento antiestadounidense entre la mayoría de los musulmanes".

La filtración parcial del informe había dado lugar a una serie de ataques contra el Gobierno por parte de la oposición demócrata, según la cual el documento confirma que la guerra en Irak ha distraído recursos y atención de la lucha contra el terrorismo. En el informe, los expertos no se pronuncian sobre esos extremos. Aunque dibuja un panorama muy poco halagüeño sobre la situación, el análisis apunta que una derrota de los extremistas en Irak podría ser definitiva en la lucha antiterrorista. "Si los extremistas musulmanes abandonan Irak percibiéndose, y siendo percibidos, como derrotados, creemos que menos combatientes se verán inspirados para seguir la lucha", se afirma en el documento.