Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados a muerte en Libia cinco enfermeras búlgaras y un médico palestino por infectar de sida a 400 niños

La comunidad internacional pide la anulación de la sentencia por considerar que se han producido irregularidades durante el juicio

Un tribunal de Libia ha condenado a pena de muerte a las cinco enfermeras búlgaras y al médico palestino, acusados de haber inoculado el virus del sida, de forma deliberada, a 400 niños libios en un hospital de Bengasi, al este de Libia, en los años 90. Bulgaria sostiene que los niños fueron infectados por la falta de higiene y sanidad en un hospital libio.

El Estado búlgaro y la defensa de los seis acusados han reclamado la puesta en libertad de los imputados por considerarlos inocentes basándose en informes de prestigiosos expertos internacionales, como uno de los descubridores del virus del sida, Luc Montagnier. Los científicos aseguran que la enfermedad ya se encontraba en el hospital antes de la llegada de las enfermeras búlgaras y que fue causada por las condiciones de insalubridad en ese centro médico.

El presidente búlgaro, Georgi Parvanov, ha expresado su profunda indignación por el veredicto y ha reclamado la inmediata puesta en libertad de los seis acusados. "Condenamos rotundamente y descartamos categóricamente las sentencias a muerte dictadas", ha dicho en una declaración conjunta con el primer ministro, Sergei Stanishev, según ha difundido "Radio Nacional de Bulgaria".

El presidente de Bulgaria ha manifestado que "no se tomaron en consideración las pruebas irrefutables sobre la inocencia de nuestros trabajadores sanitarios y se menospreció la postura de la comunidad científica internacional sobre las causas de la epidemia de sida en Bengasi".

La Unión Europea, a través del comisario de Libertad, Seguridad y Justicia, Franco Frattini, ha instado a las "autoridades libias" a replantearse la condena a muerte y ha alertado de que esta sentencia puede obstaculizar la cooperación entre la UE y Libia. Frattini recordó que Bulgaria, país de origen de las cinco enfermeras, será Estado miembro de la UE desde el próximo 1 de enero, y añadió que la decisión de la Justicia libia supone "un mensaje negativo para la Unión Europea" y "un gesto peligroso".

Las cinco enfermeras búlgaras y el médico palestino están encarcelados en Libia sin sentencia firme desde 1999. Fueron detenidos en febrero de ese año y en 2000 se les acusó oficialmente de haber contagiado el virus a los menores.

El primer juicio comenzó en 2001 y terminó en mayo del 2004 cuando fueron condenados a morir fusilados, aunque la sentencia fue apelada, y en diciembre de 2005 el Tribunal Supremo de Casación de Libia revocó las condenas y ordenó revisar el proceso por considerar que hubo fallos en el procedimiento.

El pasado mes de mayo comenzó el segundo juicio, que ha finalizado hoy con una nueva sentencia a la pena capital.