Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prosiguen los encarnizados combates entre Hamás y Al Fatah en Gaza

Dos nuevas muertes elevan a 24 las víctimas desde el pasado jueves con los esfuerzos para formar un Gobierno de coalición paralizados

Hombres armados de Hamás y Al Fatá se enfrentaron ayer sábado en la Franja de Gaza por tercer día consecutivo el sábado, lanzando morteros y granadas en combates que dejaron al menos seis muertos, entre ellos un niño de dos años, en una lucha cada vez más violenta por el control del Gobierno palestino.

Las muertes elevaron a 24 el número de palestinos fallecidos en la violencia desde el jueves, con al menos 68 heridos y los esfuerzos para formar un Gobierno de coalición paralizados. Los más recientes combates, iniciados la noche del jueves después de que un activista de Hamas muriera en un atentado con explosivos, han sido los más cruentos en casi dos meses de enfrentamientos. La pasada noche, un niño de dos años murió y otras dos personas resultaron heridas en el norte de la Franja de Gaza durante un enfrentamiento a tiros entre milicianos de Hamás y Al Fatá, según testigos y fuentes médicas.

Además, dos hombres murieron al explotar un automóvil en el norte de ciudad de Gaza, según fuentes de seguridad palestinas. La identidad de los sujetos todavía no se conoce. Ayer también falleció un miembro de Al Fatá, a consecuencia de las lesiones recibidas un día antes. Horas antes, un hombre murió en los combates cerca de la Universidad Islámica de Gaza y en otro combate a tiros en la ciudad falleció un policía palestino.

La violencia ha sido alimentada por la promesa de Abbas de convocar a elecciones adelantadas si el diálogo de unidad entre Hamás y Al Fatá no rinde frutos. Abbas, quien recorre Europa, dijo esta

semana que se llevarían a cabo las elecciones si el diálogo no tiene resultados en tres semanas. Antes del amanecer del sábado, los milicianos de Hamás dispararon salvas de mortero a la sede del servicio de Seguridad Preventiva, aliada de Abbas, y contra la vivienda de su jefe, Rashid Abu Shbak. El ataque con cohetes se reanudó la noche del sábado.

Un portavoz de Hamás, Ayman Taha, aseguró la pasada madrugada que vengarían a sus muertos y acusó a Al Fatah de pergeñar contra ellos una conspiración con ayuda estadounidense para derrocarles. Además, Taha indicó que las conversaciones entre ambas facciones para constituir un Gobierno de unidad habían quedado congeladas. “Mientras los líderes de ese complot dentro de Al Fatah sigan con su matanza, no puede haber diálogo”. El movimiento de Abbas acusa a Hamás de haber iniciado los altercados. Estados Unidos anunció hace unos días una inyección de 86 millones de dólares para reforzar a la guardia presidencial de Abbas.