Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un rayo de calor invisible para dispersar manifestaciones

El Ejército de Estados Unidos diseña una nueva arma no letal que causa una sensación de calor intolerable

Las pelotas de goma, el agua a presión y los gases lacrimógenos para disolver manifestaciones pueden pasar a la historia. El Ejército de Estados Unidos ha creado una nueva arma no letal (que no causa la muerte) consistente en un rayo invisible y muy caliente, efectivo a casi medio kilómetro de distancia y que consigue que los manifestantes (o un potencial enemigo armado) huyan despavoridos. El invento ha sido presentado en público la semana pasada.

El artilugio, bautizado como Sistema de Rechazo Activo (ADS en sus siglas inglesas) consiste en una antena parecida a una parábola montada sobre un todoterreno militar, aunque también puede funcionar sobre una plataforma fija.

La antenta produce ondas milimétricas (no microondas) con una frecuencia de 95 Ghz. El rayo emitido llega unas 17 veces más lejos que cualquier otro método de disuasión no letal conocido hasta ahora.

El calor intenso, por encima de los 100 grados centígrados, penetra en la piel tanto como el equivalente al espesor de tres folios y es totalmente inocuo, aunque produce una sensación "intolerable", según fuentes militares.

El efecto se detiene de inmediato en cuanto uno sale del haz del rayo.

Riesgo mínimo

"El riesgo de daño es mínimo por la escasa profundidad a la que penetran las ondas, además de por los sistemas de seguridad con los que está dotado el sistema y la reacción instintiva del ser humano", señalan los fabricantes.

Varios periodistas se sometieron al mismo durante la presentación del sistema el pasado miércoles y no sufrieron ningún daño.

La producción en serie del ADS no se iniciará hasta 2010. Su tecnología ha sido desarrollada por el Laboratorio de Investigación de las Fuerzas Aéreas de EE UU y la empresa Raytheon.