Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prodi continuará al frente del Gobierno tras un pacto de gobernabilidad

Los secretarios de los partidos de la Unión se reúnen esta noche

El primer día de consultas del presidente de la República, Giorgio Napolitano, para buscar una salida a la dimisión del Gobierno italiano se ha cerrado con la hipótesis de que encargará la formación de un nuevo Ejecutivo al primer ministro saliente, Romano Prodi. El ex primer ministro, que de obtener el encargo deberá consolidar la mayoría en el Senado, se reunirá esta noche con los secretarios de los partidos de su coalición, la Unión, para discutir de las condiciones de un posible “Prodi bis”.

Napolitano tiene varias opciones sobre la mesa para cerrar la crisis provocada por la renuncia de Prodi, entre ellas la de someter al Ejecutivo a un voto de confianza en el Parlamento y la de convocar nuevas elecciones. Sin embargo, tras el primer día de consultas, lo más probable es que encargue al mismo Prodi que forme un nuevo Gobierno, tal y como ha sucedido con cierta frecuencia en Italia tras la II Guerra Mundial.

Prodi ha anunciado que está dispuesto a intentar formar el próximo Ejecutivo, pero siempre que éste sea fuerte y cuente con un amplio apoyo parlamentario. Por esta razón la Unión ha anunciado hoy que está dispuesta a ampliar la alianza gubernamental con algún parlamentario centrista de la oposición, como los de la democristiana UDC.

"Es posible que la mayoría recoja el aporte de algunos parlamentarios del centroderecha con la condición de que estos apoyen el programa de la coalición", afirmó el coordinador de La Margarita (partido centrista impulsado por Prodi), Antonello Soro.

El no del centro derecha

Las respuestas del centro derecha no se han hecho esperar. El secretario de Alianza Nacional, Gianfranco Fini ha afirmado “Estoy convencido que nadie pasará al otro lado”. Los posibles candidatos a dar el salto, los más centristas, también se han negado. Marco Follini, ex líder UDC y actual de de la Italia del Medio, ha dicho “No soy un kamikaze, estoy dispuesto a hacerlo sólo si se pacta un nuevo programa... no se puede entrar en un Gobierno sólo por unos meses”. La dirección de la UDC, ha rechazado ategóricamente. Su líder, Pierferdinando Casini, ha asegurado que ninguno de sus parlamentarios apoyará a Prodi. “Somos la alternativa a esta mayoría y tenemos un pacto con nuestros electores", ha añadido.

El jefe del Estado tiene que consultar a todas las fuerzas políticas del país después de que ayer Prodi presentará su dimisión y la de su Gobierno. Por el Palacio del Quirinale, sede la presidencia de la República, desfilaron esta mañana el presidente del Senado, Franco Marini, el de la Cámara de Diputados, Fausto Bertinotti, y los presidentes de los grupos parlamentarios. Mañana está previsto que hagan lo propio los líderes de los partidos de la coalición de centroizquierda en el poder y de la alianza de centroderecha en la oposición, antes de que cierren las consultas los tres ex presidente de la República y senadores vitalicios Francesco Cossiga, Lugi Scálfaro y Carlo Azeglio Ciampi. Al final del día se conocerá supuestamente la decisión de Napolitano.

De momento una encuesta afirma que el 54% de los italianos no quieren volver a votar ahora. El sondeo encargado a Ipr Marketing por Repubblica.it aclara también que esta mayoría se divide a su vez entre los que quieren un ‘Prodi bis’ y quién quisieran otro Gobierno. El líder de Alianza Nacional Gianfranco Fini, también descarta la hipótesis de votar ahora. “No cabe duda de que todos los inscritos a la Casa de las Libertades quisieran votar hoy mismo. Sin embargo, esto hoy no es posible”, ha afirmado.

Los díscolos no se arrepienten

La heterogénea constelación de 16 partidos que forman la coalición gubernamental de centroizquierda, que agrupa desde democristianos a comunistas, ha expresado su apoyo total a Prodi y ha excluido que pudiera ser otro dirigente de la alianza denominada "La Unión" quien nombrase al próximo Gabinete.

El ministro de Solidaridad Social, miembro de Refundación Comunista, Paolo Ferrero, también expresó el interés de su formación a una continuidad de Prodi al frente del país. El temor del centroizquierda es que un "Prodi-bis" se encuentre con los mismos problemas que le han llevado ahora a la dimisión, ya que en el Senado, a diferencia de lo que ocurre en la Cámara de Diputados, sólo dispone de una mayoría de dos escaños, los que le faltaron ayer al negarle el apoyo dos díscolos senadores comunistas.

Los dos senadores, Franco Turigliatto del Partido Refundación Comunista (PRC), y Fernando Rossi del Partido de los Comunistas Italianos (PDCI), ambos de 61 años, siguen defendiendo su rebeldía, pese a que la acaben pagando con la expulsión de sus formaciones. "Refundación Comunista no excluye posibles incorporaciones para consolidar la mayoría, sobre todo en el Senado, pero pide que estas se realicen respetando el programa del centroizquierda", señaló el portavoz de este partido en la Cámara, Gennaro Migliore.