Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cuarto aniversario de la guerra de Irak

Aznar defiende la invasión de Irak cuatro años después

Todos los grupos salvo el PP se concentran en las puertas del Congreso en contra del conflicto

Cuando se cumplen cuatro años de la invasión de Irak por las fuerzas estadounidenses y con el apoyo del Gobierno que él mismo presidía, José María Aznar ha vuelto a defender la guerra de Irak en una conferencia pronunciada en Sidney (Australia). El balance de este aniversario son más de 650.000 iraquíes muertos, alrededor de dos millones de refugiados y más de 3.500 bajas en las filas de las tropas de ocupación. Aznar no ha querido entrar en la polémica suscitada por el diputado de UPN y miembro del Grupo Popular Jaime Ignacio del Burgo, que ayer le dijo que se equivocó al "avalar" la guerra. A las 13.00, todos los grupos salvo el PP se han concentrado en las puertas del Congreso en contra del conflicto.

Por otro lado, Aznar ha reiterado en la charla su tesis de que los atentados de Madrid del 11-M tuvieron el objetivo de cambiar el Ejecutivo español: "El objetivo de los ataques del 11-M fue cambiar el Gobierno, mientras que los del 11-S [en Estados Unidos] fueron distintos. [Los terroristas] atacaron EE UU para demostrar al mundo su poder". Además, el ex presidente del Gobierno ha defendido una vez más la necesidad de mantener las tropas extranjeras en Irak y ha insistido en que "no debemos escapar" de ese país árabe, pues supondría aceptar la derrota.

"No debemos escaparnos de Irak. Si escapamos sin haber conseguido la estabilidad es como aceptar que hemos perdido", ha dicho en un breve turno de preguntas después de ofrecer su discurso en el Instituto Lowy de Sidney, un foro australiano de debate que se define como políticamente independiente donde ha sido presentado como un gran partidario de la OTAN y del compromiso de la Unión Europea con las libertades y la reforma económica. Anoche, el presidente estadounidense, George W.Bush, se pronunció en la misma línea, al defender la guerra y subrayar hoy que una retirada prematura de las tropas destacadas en Irak sería "devastadora" para la seguridad. En cuanto al debate suscitado en España por varios miembros destacados del PP, que han admitido el error de una guerra, el ex presidente del PP ha guardado silencio.

Otro diputado del PP, con Del Burgo

Aznar no ha querido contestar a una pregunta sobre las declaraciones del diputado navarro del Grupo Popular Jaime Ignacio del Burgo, quien reconoció ayer que Aznar se equivocó al acudir a las islas Azores y transmitir una imagen "profundamente negativa" como si España participara en la guerra de Irak. Se ha referido al terrorismo para subrayar: "Nuestros enemigos no quieren hablar con nosotros ni quieren un compromiso" y ha copiado una cita de su "amigo" Bush, según el cual "nuestra seguridad depende de la de los otros y nuestra libertad depende de la libertad en el mundo". "Mi experiencia es que es imposible dialogar con el terrorismo, y que la única forma es luchar y derrotarlo", ha subrayado.

En España, el diputado del PP por Madrid y vocal de la Comisión de Exteriores, Jesús López-Medel, ha insistido en que la "invasión" fue una decisión "errónea, injusta y desproporcionada" y ha hecho hincapié en que, "lo hace cuatro años era una opinión", ahora se ha convertido en "una evidencia". En declaraciones a RNE, ha apoyado a Del Burgo y ha mostrado su alegría de que "lo diga con naturalidad y sinceridad sin necesidad de autoflagelarse". Por su parte, el portavoz del PP en la Comisión de Exteriores, Gustavo de Arístegui, ha distinguido entre la intervención militar y la posguerra, que, a su juicio, ha estado "mal diseñada y peor ejecutada". "Sólo aquellos que no quieren ver la realidad se niegan ver que el diseño de la posguerra fue un error, y fue error grave", ha declarado a la cadena SER. La vicepresidenta del Gobierno balear, Rosa Estaràs, del PP, ha admitido por su parte que "hubo errores" en el apoyo del Ejecutivo de Aznar a la guerra de Irak, sobre todo en lo que se refiere a la comunicación, ya que España no fue "nunca" a la guerra, pero dio la "sensación" de que sí.

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ha defendido que "alguien tiene que responder" del "horror" que ha generado la guerra de Irak y "pagar las consecuencias", por lo que ha asegurado que él se "apunta" a que así lo hagan los integrantes de la foto de las Azores -George Bush, Tony Blair y José María Aznar- "si hay razones desde el punto de vista del derecho". El PSOE, junto a todos los grupos parlamentarios salvo el PP, se han concentrado a las 13.00 en la escalinata del Congreso de los Diputados en repulsa por la guerra de Irak. A la iniciativa, que IU anunció la semana pasada, también estaban invitados todos los trabajadores de la Cámara Baja y el personal de los grupos.

Un centenar de diputados de todos los grupos parlamentarios, salvo del PP, así como trabajadores del

Congreso, han guardado cinco minutos de silencio en la escalinata del Palacio de las Cortes en repulsa por la guerra de Irak. A la concentración se han unido, entre otros, la vicepresidenta primera de la Cámara Baja y diputada socialista, Carme Chacón; los portavoces del PSOE, Diego López Garrido, y de ERC, Joan Tardá, así como Gaspar Llamazares y Joan Herrera de IU-ICV.

Durante la protesta se han escuchado gritos espontáneos de "No a la guerra" o "Zapatero, no estás solo", proferidos por ciudadanos que se han unido a la concentración. A su término, el López Garrido ha lamentado que el PP no se haya sumado a la concentración de condena de una guerra "ilegal, injusta e inmoral" que ha tenido consecuencias "catastróficas" y "ha exportado terrorismo e inestabilidad".