Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los marinos británicos estaban en aguas del Golfo para "recopilar información" sobre Irán

Blair expresa su alegría y niega que haya existido ningún tipo de pago a cambio de su liberación

Los marinos británicos capturados por Teherán estaban en aguas iraníes para "recopilar información" sobre Irán, dijo uno de los liberados a la cadena británica de noticias Sky News cinco días antes de ser descubiertos. Un equipo de la televisión patrulló junto al capitán Chris Air y los marinos por aguas iraquíes cinco días antes de que fueran detenidos por Irán. Según fuentes de la cadena, no se ha hecho público este reportaje antes para no poner en peligro la vida de los 12 marinos. Reino Unido siempre ha asegurado durante la crisis que los marinos se encontraban en aguas territoriales iraquíes, donde sus barcos registran regularmente a los mercantes en cumplimiento de la resolución 1.723 de la ONU, y con el visto bueno del Gobierno de Irak.

El infante de Marina Chris Air, que habló con la cadena mientras patrullaba por una zona cercana al lugar en el que los soldados fueron detenidos, afirma que esa labor de vigilancia busca, entre otros objetivos, "recabar información de inteligencia" sobre Irán. "Básicamente, hablamos con la tripulación (de los barcos que inspeccionan), averiguamos si tienen problemas, les decimos que estamos aquí para protegerlos a ellos, sus labores de pesca y para evitar el terrorismo y la piratería en la zona", dice el capitán.

"En segundo lugar -explica- se trata de recabar información de inteligencia si ellos (los barcos inspeccionados) disponen de información, dado que pasan días aquí, para poder compartirla con nosotros". Esa información, "bien sea sobre piratería, bien sobre cualquier actividad iraní en la zona", interesa a los buques británicos que patrullan las aguas iraquíes del golfo Pérsico, según el capitán.

Los 15 marinos liberados por el Gobierno iraní han llegado a las 12.00 (11.00 horas en la España peninsular) al aeropuerto londinense de Heathrow en un avión de British Airways procedente de Teherán. Para ellos, supone el final de 13 días de detención y, para sus respectivos países, el fin de un grave conflicto diplomático. En una declaración a la puerta de Downing Street, el primer ministro británico, Tony Blair, ha manifestado alegría por el regreso de estos militares y su pesar por la muerte, esta misma mañana, de cuatro soldados del Reino Unido en Irak.

Durante los 13 días que duró el cautiverio de los militares, según Blair, el Reino Unido se mostró "abierto al diálogo bilateral" y utilizó la presión del apoyo internacional de aliados europeos, estadounidenses, de la ONU y de países de la región para conseguir su liberación.

"Absolutamente firme" con Teherán

El jefe de Gobierno ha puntualizado que sería "ingenuo" pensar que sin esa última parte de la estrategia se hubiera podido concretar la puesta en libertad. Blair ha agregado que la comunidad internacional tiene que mantenerse "absolutamente firme a la hora de hacer cumplir su voluntad", ya sea en relación con el programa nuclear de Teherán o "al apoyo al terrorismo de cualquier elemento del régimen iraní". Ha insistido en que no hubo negociaciones para lograr la liberación, ni se llegó a un acuerdo "de ninguna naturaleza" entre las partes. Pese a todo, Blair ha reconocido que se han abierto "nuevas e interesantes vías de comunicación" con el régimen que sería "sensato" aprovechar.

Tras su llegada a Heathrow, los 15 marinos han sido llevados en dos helicópteros Sea King a la base militar de Chivenor, en el condado de Devon (suroeste de Inglaterra), donde se han reunido con sus familias. Los ocho marinos y siete infantes de Marina, entre ellos una mujer, serán sometidos a una revisión médica y a un interrogatorio por parte de la Marina y los servicios secretos.

Termina para ellos la pesadilla su llegada a la capital británica, que se después de que el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, anunciase el miércoles por sorpresa en una rueda de prensa en Teherán su puesta en libertad como "regalo al pueblo británico". Los militares fueron capturados por la fuerza naval iraní el 23 de marzo en aguas del golfo Pérsico, incidente que originó un enfrentamiento diplomático entre el Reino Unido e Irán. El Reino Unido insistió en todo momento que los marinos fueron capturados en aguas jurisdiccionales iraquíes en aguas del golfo Pérsico, pero Teherán afirmaba que estaban en aguas iraníes. De acuerdo con las autoridades de Londres, el grupo, de la tripulación de la fragata Cornwall, había completado la inspección de un barco mercante cuando sus dos lanchas fueron rodeadas y escoltadas por buques iraníes hasta aguas territoriales de Irán.

La citada fragata patrulla el golfo Pérsico para mantener la seguridad en las aguas territoriales iraquíes y proteger sus infraestructuras marítimas. La captura tuvo lugar en la zona del canal Shatt Al Arab, limítrofe entre Irak e Irán y cuyo control desató la guerra que ambos países mantuvieron entre 1980 y 1988.

Aparición en televisión

Anoche, la cadena de televisión iraní IRIB 2 emitió una nueva entrevista en la que tres de los marineros agradecieron al presidente iraní su liberación, en una breve entrevista emitida anoche en la cadena de televisión iraní IRIB 2. El teniente Felix Carman fue el primero de los tres en hablar en una entrevista de la que se desconoce en qué momento se grabó. El teniente aseguró entender la "ofensa" de la "intrusión en aguas" iraníes y dijo que le gustaría "ver que no se hace ningún perjuicio al pueblo de Irán y sus territorios", además de confiar en que "esta experiencia ayudará a construir las relaciones" entre Irán y Reino Unido.

La única mujer, Faye Turney, indicó a continuación que habían sido tratados bien, pero que "sería estupendo regresar, llegar a casa y ver a la familia". Turney, que vestía el velo islámico y habló con frases entrecortadas, agradeció el que les dejaran regresar, pidió "perdón por sus acciones" y dio de nuevo las gracias por tenerles "en su corazón y liberarnos". Por su parte, el capitán de la Marina Real, Chris Air, también se refirió al buen trato recibido y declaró que todos los miembros del grupo fueron tratados "muy bien, con respecto a todos sus derechos". Además, explicó que "se ocuparon de cuidados médicos y psicológicos, nos dieron mucha comida, agua", así como que ninguno de ellos "fue ofendido de ninguna manera".

Desaparecido en el sur de Irán un ex agente del FBI

Un ciudadano estadounidense, antiguo agente del FBI, permanece desaparecido desde hace varias semanas en el sur de Irán, según ha informado el portavoz del Departamento de Estado de EE UU, Sean McCormack.

La persona desaparecida, cuya identidad no se ha hecho pública, "se encuentra en Irán por asuntos personales", ha indicado McCormack, precisando que ni su familia ni su jefe han recibido noticias suyas desde hace "varias semanas". Según el portavoz estadounidense, que no ha querido dar la fecha exacta de la desaparición del individuo, las autoridades siguen la situación desde hace algún tiempo.

Estados Unidos ya ha pedido al Gobierno iraní que abra una investigación sobre el paradero del desaparecido, según un alto cargo del Departamento de Estado. "Por el momento, no tenemos ninguna información fiable sobre el lugar en el que se encuentra y, por tanto, estamos intentando determinar dónde está exactamente.

Estados Unidos e Irán no mantienen relaciones diplomáticas desde hace 27 años y es Suiza quien defiende los intereses estadounidenses en Irán.

Más información