Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarkozy: "Mi viaje no ha costado un céntimo a los contribuyentes"

El presidente electo de Francia acorta sus vacaciones y regresa a París esta misma noche

Nicolás Sarkozy ha dedicado los primeros días tras su elección a disfrutar de la victoria en Malta, unas vacaciones que el líder conservador considera merecidas tras la reñida campaña electoral y de cara a lo que le espera los primeros meses de mandato. Que esas vacaciones comenzaran el mismo domingo de la victoria con una cena y una noche de estancia en un lujoso hotel y que le haya seguido una escapada en yate en pleno corazón del mar Mediterráneo ha puesto al recién elegido jefe de Estado en pleno centro de la crítica del Partido Socialista y de la ironía nacional. Tanto que Sarkozy se ha visto obligado a aclarar hoy que su viaje "no ha costado un céntimo a los contribuyentes" y que sus vacaciones "han terminado esta tarde".

MÁS INFORMACIÓN

Según declaró Sarkozy a Le Monde antes de las elecciones, una vez elegido presidente como cantaban las encuestas se tomaría "una decena de días para digerir la campaña" y "habitar la función presidencial", pues según decía, no le "parece demasiado". Sin embargo, la polémica no ha saltado por el descanso, merecido o no, sino por el lujo que lo rodea. Al final, el tropel de críticas ha hecho que la decena de días se vayan a quedar reducidos a apenas tres. Su regreso hoy se debe a que, según las fuentes del Unión por un Movimiento Popular, Sarkozy protagonizará junto a su antecesor, Jacques Chirac, la conmemoración del fin de la esclavitud, que tendrá lugar la mañana del próximo jueves.

Una noche en el mejor hotel

Los periódicos franceses llevan a sus primeras páginas y editoriales las vacaciones de Sarkozy, junto a varios miembros de su familia, a bordo del yate El Paloma, de 60 metros de eslora, en aguas de Malta, adonde habían llegado en un avión privado Falcon 900 EX2, cedidos ambos por el empresario Vincente Bolloré, una de las principales fortunas de Francia. Cuando Sarkozy anunció su retiro postelectoral, la prensa apuntó que podía ser en un monasterio o en alguna tranquila finca de la isla de Córcega. Sin embargo, los diarios publican hoy fotografías de Sarkozy en el suntuoso yate, una imagen de lujo que se une a la del domingo por la noche, cuando Sarkozy hizo un alto en un exclusivo restaurante parisino, de cuyo hotel anexo salió al día siguiente para sus vacaciones acompañado de su esposa, Cécilia.

La prensa de izquierdas, como Libération y L'Humanité alude con ironía al tipo de "retiro" escogido por el presidente electo y se pregunta si se trata del nuevo estilo y la ruptura que prometía antes de la cita con las urnas. El semanario satírico Le Canard Enchainé hace un juego de palabras con Malta para aludir al destino vacacional de Sarkozy y afirmar que "Esto empieza mal" ("Ça commence Malte"), al tiempo que alude a la fiesta privada del domingo por la noche con sus "amigos del CAC-40", que es el índice de las empresas más capitalizadas de la Bolsa de París. El nada sospechoso de izquierdismo Le Parisien habla de "escapada dorada" y a través de fotografías ilustra cómo es el yate, cuyo alquiler para tres días cuesta más de 100.000 euros, a los que hay que añadir otros 90.000 del avión privado.

El conservador Le Figaro se muestra más austero en sus comentarios, aunque da voz a un colaborador cercano a Sarkozy que admite que la salida a Malta no ha sido la mejor idea para alguien que durante la campaña ha acuñado frases como ser "el candidato del pueblo" o representar "a la Francia que madruga". También la prensa regional dedica amplio espacio a las vacaciones y hay coincidencias en señalar que Sarkozy es alguien que admira a quienes triunfan y concede al dinero el valor de ese éxito. Políticos de izquierda y sindicatos ahondan en las críticas. Mientras tanto, los correligionarios de Sarkozy justifican como pueden la situación y hoy el ex primer ministro Jean-Pierre Raffarin ha dicho que el presidente electo ha hecho bien en conceder unos días "de felicidad excepcional" a su familia, que es la que más sufre la "pesada carga".

"Bolloré me ha invitado a su barco"

Raffarin ha matizado que a Sarkozy habrá que empezar a evaluarlo el 16 de mayo, fecha en la que asumirá la Presidencia y tendrá "cinco años de servicio exclusivo a los franceses". El propio presidente electo ha declarado esta mañana desde Delimara, al sur de Malta, que su viaje a Malta "no ha costado un céntimo a los contribuyentes", para añadir que está seguro de que los franceses "tendrán todos los elementos en cuenta" a propósito de la polémica. Con estas palabras respondía al líder del partido socialista, François Hollande, que preguntó ayer si "es la república la que paga" las vacaciones de Sarkozy.

"Conozco al señor Bolloré desde hace 20 años. El señor Bolloré me ha invitado a su barco, no veo dónde está la polémica, no la hay. No tengo intención de esconderme, de mentir, de poner excusas", ha dicho el presidente a varios periodistas mientras hacía footing. En contra de los planes iniciales, Sarkozy asistirá mañana a una ceremonia conmemorativa de la abolición de la esclavitud, que estará presidida por el todavía jefe del Estado, Jacques Chirac.

Casi 1.400 vehículos quemados en tres noches

Casi 1.400 vehículos han sido quemados en Francia desde la elección de Nicolas Sarkozy como nuevo presidente, según un nuevo recuento policial. La Dirección General de la Policía Nacional ha señalado hoy que unos 292 coches fueron pasto de las llamas anoche, lo que sumado a los 365 de la víspera y los 730 de la noche del domingo al lunes eleva la cifra a 1.387 vehículos.

No obstante, las manifestaciones y las protestas violentas originadas por la elección de Sarkozy el domingo pasado han disminuido hoy tanto en París como en el resto de Francia, donde, por primera vez, una victoria presidencial genera tanta hostilidad. "Esta situación no es aceptable", ha declarado hoy el ministro del Interior, François Baroin, quien ha advertido de que "la Policía hará que se respete el Estado de Derecho".

Más información