Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU va a armar a las milicias suníes de Irak para que se enfrenten a Al Qaeda

El proyecto ya ha sido criticado porque las milicias podrían volverse contra la policía y el ejército iraquíes

El Ejército estadounidense ha decidido cambiar de estrategia en su lucha contra la red terrorista Al Qaeda en Irak, ante los pocos avances logrados hasta ahora, y ha pasado a armar a grupos radicales suníes que han prometido luchar contra la organización de Osama bin Laden en este país, de la que fueron aliados en el pasado, según informa hoy el diario New York Times.

La estrategia es arriesgada pero los comandantes estadounidenses aseguran que ya la han probado con éxito en la provincia de Al Anbar, al oeste de Bagdad, y han mantenido conversaciones con los grupos suníes en al menos otras cuatro zonas del centro y el centro-norte del país donde la insurgencia es especialmente virulenta.

En algunos casos, los comandantes estadounidenses admiten que los grupos suníes son sospechosos de estar implicados en atentados contra las tropas norteamericanas o de estar vinculados con los autores de los mismos, pese a lo cual se les ha estado suministrando armas, munición, dinero, combustible y otras provisiones a través de unidades del Ejército iraquí.

Según las fuentes consultadas por el diario, los grupos suníes con los que se ha contactado mantuvieron relaciones en el pasado con Al Qaeda en Mesopotamia [Irak] pero luego se desilusionaron de sus tácticas, en particular de los atentados suicidas que se han cobrado miles de civiles iraquíes.

Ahora, a cambio del respaldo norteamericano, estos grupos suníes se han comprometido a luchar contra Al Qaeda y a suspender sus ataques contra las tropas estadounidenses. Incluso, en algunos casos, han prometido alertar a las tropas norteamericanas de la colocación de bombas en las carreteras y de otros artefactos explosivos.

Munición para una futura guerra civil

La estrategia cuenta también con numerosos detractores, entre ellos altos oficiales estadounidenses, que consideran que equivale a armar a ambos bandos en una futura guerra civil en Irak, según el New York Times. Estados Unidos ha gastado más de 15.000 millones de dólares en la creación del Ejército y la Policía iraquíes, cuyos 350.000 hombres son mayoritariamente chiíes.

Al entregar armas a los grupos suníes, los detractores de la iniciativa temen que éstas puedan ser utilizadas en un futuro contra los chiíes, o incluso contra los propios norteamericanos.

Los comandantes estadounidenses sobre el terreno mantuvieron este mes un encuentro en Bagdad con el jefe de las tropas norteamericanas en este país, general David Petraeus, y con su 'número dos', teniente general Raymond T. Odierno, quienes dieron su aprobación con reservas a que los comandantes negociasen con grupos suníes en sus zonas, según el diario.

Tras el éxito logrado en Al Anbar, el Ejército estadounidense pretende exportar ahora la estrategia a otras zonas predominantemente suníes como el bastión de Amiriya, en la capital; el llamado Triángulo de la muerte al sur de Bagdad, en la provincia de Babilonia; la provincia de Diyala, al norte y el este de la capital; y la provinica de Salahudin, también al norte, donde se encuentra la ciudad natal de Sadam Husein.

Durante la reunión de los comandantes militares estadounidenses en Bagdad, se fijaron como condiciones para negociar con los grupos suníes el que sus combatientes se sometan a exámenes biométricos que incluyan la toma de las huellas dactilares y el escaneado de sus retinas. Además, se registrarán los números de serie de las armas entregadas, con el fin de poder seguir el uso que se da a dicho armamento.