Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Incendian una gasolinera en Irán en protesta por el racionamiento de gasolina

Los conductores iraníes no podrán consumir más de 100 litros de combustible al mes

La decisión del gobierno iraní de racionar la gasolina ha provocado el enfado de la población. En la capital, Teherán, varias personas han prendido fuego a una gasolinera.

Los hechos han ocurrido en uno de los barrios más pobres de la capital, Pounak. Hasta allí se han dirigido conductores enfurecidos antes de que comenzara oficialmente el racionamiento, a las doce de la noche.

Los conductores que hacían cola en las gasolineras se quejaban de la medida impuesta por el gobierno de Ahmadineyad. "Pistolas, tanques, Ahmadineyad debería ser asesinado", han coreado algunos jóvenes en protesta a la medida. Y es que los iraníes han estado acostumbrados a contar con gran cantidad de combustible y, además, barato.

La restricción ha quedado establecida en 100 litros de gasolina cada mes para los particulares. Sin embargo, los usuarios de automóviles creen que esta cantidad es demasiado pequeña. Por su parte, los taxis oficiales contarán con 800 litros mensuales. Mientras, el ministro de petróleo iraní, Kazem Vaziri-Hamaneh, ha pedido a la población que no se preocupe por el racionamiento.

La venta del combustible se realizará a través de "tarjetas inteligentes", que aún no han llegado a la totalidad de los conductores. Con este sistema se pretende evitar el mercado negro, aunque según los analistas es casi inevitable que ocurra.

Irán importa el 40% de combustible

A pesar de ser uno el segundo productor mundial de petróleo, Irán tiene que importar el 40% del combustible que consume debido a la falta de refinerías. Este hecho unido a que el combustible es un producto subvencionado por el Estado hace que los gastos sean enormes.

A esta situación contribuye el precio de la gasolina, que es de los más baratos del mundo. El litro normal cuesta 6,5 céntimos de euros y el de súper asciende a 9,6. A este precio, el consumo aumenta el 10% anualmente.