Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maolenin, Hitler o Apolo Tres serán nombres prohibidos en Venezuela

Una ley pretende limitar a cien la lista de posibles nombres a los recién nacidos para "preservar el equilibrio y desarrollo integral del niño"

La inagotable variedad de nombres en Venezuela está a punto de tocar fin. Nombres como Maolenin, Hitler, Apolo Tres, Kennedy o John Wayne pueden resultar comunes entre la población del país. Sin embargo, si prospera una nueva ley presentada al parlamento venezolano, los padres verían muy limitada su capacidad de inventiva a la hora de dar un nombre a sus hijos, según publica The Herald Tribune.

En concreto, la medida pretende reducir a cien la lista de posibles nombres, con excepción de las tribus indígenas y de los extranjeros, lo que ha suscitado fuertes críticas:

"¿Por qué no 120? Me parece una ley arbitraria", protesta Johnny Owee Milano Rodríguez, diputado representante del Estado de Cojedes. "Mi nombre tampoco es común", añade.

Según fuentes del gobierno venezolano, la ley pretende "preservar el equilibrio y el desarrollo integral del niño" evitando que los padres den a sus hijos nombres que puedan ridiculizarlos o que sean "extravagantes o difíciles de pronunciar en español". Asimismo, otros de los objetivos que los nombres "generen dudas sobre el género".

Entre los nombres más pintorescos, hay algunos que evocan famosos personajes o acontecimientos como Nixon, Ronald Reagan, Kennedy, Eisenhower, Hochiminh o Hiroshima, mientras que otros responden a cavilaciones más complejas. Es el caso de Temutchin del Espíritu Santo Rojas Fernández: "Mi primer nombre está inspirado en el primero de Genghis Khan", un príncipe mongol del siglo XIII que unificó las tribus de esta etnia en el norte de Asia.

La polémica de los nombres

Los críticos de la ley se han sentido sorprendidos ante la actitud del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dispuesto a proponer este tipo de medidas y al mismo tiempo a renombrar entidades clave como parte de la Avenida de Páez, que ha sido rebautizada como Avenida de Teherán, en honor a Irán, o el propio nombre del país, que ha pasado a llamarse República Bolivariana de Venezuela.