Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ascienden a 22 los muertos en el atentado de Argelia

Los heridos superan el centenar, algunos de ellos en estado crítico

El número de fallecidos en el atentado suicida cometido ayer en la ciudad argelina de Batna ha ascendido a 22 personas, según el último balance de las autoridades, mientras que los heridos superan ya el centenar. Aunque 36 de ellos han abandonado ya el hospital, algunos permanecen ingresados en estado crítico, por lo que la cifra final podría aumentar.

El atentado tuvo lugar en el centro de Batna, por donde el presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, debía pasar durante una visita oficial. El terrorista, que presumiblemente pretendía atentar contra el jefe del Estado, se mezcló entre el gentío que esperaba para saludar a la comitiva presidencial y, al verse descubierto, hizo estallar precipitadamente la carga explosiva que llevaba consigo.

El presidente argelino, que tenía previsto volver a Argel tres la frustrada visita, ha prolongado su estancia en Batna, situada a unos 430 kilómetros al sureste de la capital, para asistir a la "oración por los ausentes", el rezo fúnebre que hoy se ha escuchado en todas las mezquitas argelinas. Además, Buteflika, que ayer visitó a los heridos del atentado nada más conocer el ataque, ha presentado sus condolencias a las familias de las víctimas.

Poco después del atentado, Buteflika arremetió en una declaración televisada contra "contra los "criminales" que perpetran actos "que no guardan relación alguna con los nobles valores del islam" y están vinculados "con capitales y líderes extranjeros". La clase política argelina ha secundado hoy la condena del jefe del Estado, que ha insistido en que continuará defendiendo su línea de paz y reconciliación nacional, con el fin de terminar con el terrorismo a través de una oferta de perdón y reinserción social en beneficio de aquellos extremistas que se rindan voluntariamente.

Aunque nadie ha reivindicado por el momento el atentado, el ministro argelino de Interior, Yazid Zerhuni, ha avanzado que el suicida, que murió en el ataque, puede ser un integrista identificado como Abu Mokdad, de 28 años. No obstante, habrá que esperar al examen de ADN para obtener su completa filiación.

Zerhuni ha indicado también que el suicida formaba parte de un grupo terrorista que desde hace tres años actuaba al oeste del país y, por la presión de las fuerzas de seguridad, había tenido que desplazarse hacia el norte, en concreto al área de Batna.