Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos apuesta por el túnel bajo el Estrecho anunciando la construcción de su primer AVE

El acuerdo será firmado el lunes en Marraquech en presidencia del rey Mohamed VI y del presidente Sarkozy

Enlace fijo entre España y Marruecos
Enlace fijo entre España y Marruecos

Marruecos firmará el lunes un acuerdo con Francia para la construcción de una primera línea ferroviaria de alta velocidad, un proyecto que solo tiene sentido si, paralelamente, se escarba un túnel bajo el Estrecho de Gibraltar que enlace a España con su vecino del sur. "El proyecto marroquí supone indirectamente una gran apuesta por el enlace fijo del Estrecho", aseguró un alto cargo marroquí. [VER GRÁFICO COMPLETO]

El ministro de Transportes de Marruecos, Karim Ghellab, soñaba hace unos meses, en declaraciones al diario "The Washington Post", que dentro de unos años los pasajeros se subirían al tren en Sevilla y, algo más de una hora después, desembarcarían en Tánger a menos que no quisieran seguir hasta Casablanca o Marraquech. "Esto va a cambiar por completo nuestro mundo", recalcaba.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, inicia el lunes en Marraquech su primera visita de Estado a Marruecos al que Francia confiaba, hasta hace poco, con poder vender 18 aviones cazabombarderos Rafale por 2.300 millones de euros. Rabat parece inclinarse por comprar 36 aviones norteamericanos F-16 de segunda mano por menos de 1.500 millones.

Pero Francia será compensada con el anuncio del encargo a la empresa Alstom de la construcción de una línea ferroviaria de alta velocidad de unos 540 kilómetros que enlace Tánger con Marrakech pasando por Rabat y Casablanca, según han anunciado en sus páginas web el semanario francés "L?Express" y el diario económico "La Tribune". El acuerdo será firmado en presencia del rey Mohamed VI y de Sarkozy.

El proyecto costará unos 3.000 millones de euros, una cantidad ingente para las finanzas del reino alauí. Un primer contrato se elevaría a 1.800 millones de euros, según "L?Express", que se dedicarán fundamentalmente para la construcción de la nueva línea entre Salé y Casablanca pasando por Rabat.

Como ocurre con frecuencia, Rabat va a adjudicar a dedo el proyecto sin pasar por una licitación internacional a la que se hubieran podido presentar empresas españolas con gran experiencia en ese ámbito. El nuevo tren se va a construir, sin embargo, con la vista puesta en España porque parece poco viable sin que se erija en paralelo el túnel bajo el Estrecho.

Solo la línea ferroviaria Salé-Rabat-Casablanca registra ahora, con trenes cada media hora, un tráfico intenso de viajeros en Marruecos. Entre Casablanca y Marraquech solo circulan nueve trenes al día y desde Tánger hasta la capital económica tan solo cuatro directos. Aunque el tren es seguro y bastante puntual, el marroquí no viaja en él porque es lento y, sobre todo, porque es caro comparado con el transporte por carretera.

El enlace fijo ferroviario con España es indispensable para que el tren de alta velocidad marroquí sea económicamente viable sobre todo en el norte del país. Al traslado de pasajeros se añadiría el de mercancías transportadas bajo el agua entre dos convoys de viajeros o de madrugada. El AVE llegará a finales de año a Málaga, pero Fomento no ha licitado aún el tramo de Ronda a Algeciras (103 kilómetros) que lo colocaría en puertas de Marruecos.

Durante su última visita a Rabat, en marzo pasado, el presidente José Luís Rodríguez Zapatero, se declaró "firmemente decidido" a impulsar el túnel. Paralelamente, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, hizo gestiones en primavera con sus colegas de la Unión Europea para averiguar su disposición a financiar parcialmente el "enlace fijo".

Más concretamente, hace ahora un año que las sociedades públicas española y marroquí encargadas de estudiar el enlace fijo entre ambos países cerraron un contrato con un consorcio firmado por cuatro empresas: la española Typsa, la marroquí INGEMA, la italiana Geodata y la suiza Lombardi para relanzar el anteproyecto del túnel.

Además del tren de alta velocidad Sarkozy intentará convencer a Mohamed VI de que sea Francia y no Rusia la que construya la primera central nuclear en Marruecos pese a que sus precios son mucho más elevados. Una delegación del consorcio estatal ruso Atomstroyexport mantuvo, en marzo, conversaciones con las autoridades marroquíes con vistas a venderles una central nuclear.