Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OSCE cuestiona los resultados de las legislativas rusas

Putin afirma que las elecciones fueron legítimas y muestra de la "fuerza" de Rusia.- Su partido se hace con más del 60% de los votos

Las elecciones legislativas celebradas ayer en Rusia, en las que el partido Rusia Unida del presidente, Vladímir Putin, consiguió una abrumadora victoria, con más del 60% de los votos, no se desarrollaron de acuerdo a los "criterios" de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). La acusación ha sido rechazada por Putin, que considera "legítimas" las elecciones y prueba de la "fuerza económica, política y social" de Rusia. La oposición a Putin ya denunció ayer un fraude masivo en las legislativas, y anunció que recurriría al Supremo.

El presidente de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE, Goran Lennmarker, que encabezó la delegación de observadores de la organización en las elecciones de ayer, ha dicho que "estas elecciones no han respondido a un número de compromisos y de criterios que tenemos en la OSCE y en el Consejo de Europa". Lennmarker ha presentado el informe de una misión de observación compuesta por 30 parlamentarios europeos. La organización decidió hace unas semanas no enviar a sus propios observadores denunciando las "trabas y obstáculos" que el Kremlin ponía a su trabajo, lo que les impedía cumplir su misión.

"La fusión del Estado y de un partido político es un abuso de poder y una violación evidente de los criterios internacionales", ha dicho Lennmarker, en referencia al control absoluto que ejercer el presidente Putin y su partido, Rusia Unida, sobre la política rusa. Antes, el vicepresidente de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE, Kimmo Kiljunen, había denunciado que el poder ejecutivo "casi había elegido este Parlamento". Tanto el organismo electoral ruso como el partido de Putin admitieron ayer alguna violación, pero sostienen que no tienen ningún impacto en los resultados.

No es lo mismo que piensa Putin, que ha destacado la "legitimidad" de los comicios por la alta participación, superior a las anteriores legislativas. "Me ha quedado claro que los rusos nunca permitirán que el país siga la senda de otros países de la antigua Unión Soviética", ha dicho Putin, para destacar a continuación que las elecciones "son la seña más importante de que el país es más fuerte, no sólo económicamente, sino social y políticamente".

Arrolladora victoria

Como se preveía, los rusos dieron ayer un respaldo abrumador al partido Rusia Unida del presidente Putin. Con casi todos los votos escrutados, la Comisión Electoral Central cifra la victoria de Putin en el 64,1% de los votos, por apenas un 11% del principal rival, el Partido Comunista. También entran en la Duma (Parlamento) el nacionalista Partido Liberal Democrático (9,1%) y la formación también oficialista de izquierdas Rusia Justa (7,8%). Los demás partidos, incluyendo los prooccidentales, no logran el mínimo del 7% para tener asientos en la Cámara.

Con estos resultados, el partido de Putin, que encabezaba la lista aunque no va a estar presente en el Parlamento, se haría con unos 315 diputados del total de 450 escaños de la Duma. El Partido Comunista, que se quedaría con apenas , denunció fraude masivo en los comicios y ya ayer anunció que recurrirá los resultados ante la Corte Suprema. Hoy, su líder, Guennadi ha anunciado una movilización masiva contra los resultados electorales.

Las legislativas eran consideradas como un referéndum sobre la gestión de Putin, por lo que el resultado se toma como una victoria personal del presidente. Putin había declarado que la victoria electoral de Rusia Unida era fundamental para la continuidad de su política, una vez que él abandone la jefatura del Estado el próximo mes de marzo. Ya ha anunciado que no se presentará a la reelección, pero pretender seguir teniendo influencia en la política rusa. Rusia Unida elegirá a un sustituto para Putin en el congreso que se celebrará este mes.