Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía bombardea posiciones de la guerrilla kurda al norte de Irak

El PKK acusa a EE UU de complicidad en el ataque, que ha causado la muerte de siete personas, cinco guerrilleros y dos civiles

El Ejército turco lanzó anoche una masiva campaña de castigo aéreo sobre posiciones de los rebeldes kurdos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), al norte de Irak. En la ofensiva participaron 50 aviones de combate que causaron la muerte de al menos siete personas, dos civiles y cinco guerrilleros del PKK, según un comunicado de este partido citado por la agencia Firat. Además, otros tres militantes del PKK resultaron heridos.

La operación continuó con bombardeos de artillería pesada a objetivos en el interior de Irak durante la mañana de hoy. En un comunicado publicado en Internet, el Estado Mayor del Ejército turco confirmó que "objetivos determinados del PKK en Avasin, Hakurk y las montañas Kandil (...) fueron golpeados desde las 01.00 (23.00 GMT) por los cazas de la Fuerza Aérea turca en una exhaustiva operación". "Los aviones volvieron a sus bases a las 04.15 (02.15 GMT)", según la nota.

Complicidad de EE UU

"Aviones espía (de EE UU) sobrevolaron la zona durante un mes", ha denunciado por su parte el PKK, que ha acusado a Washington de haber facilitado la información necesaria para que el Ejército turco ejecutara el ataque.

Por su parte, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, se ha congratulado del resultado de la operación y ha felicitado al Ejército en un discurso televisado en la tarde del domingo. "La primera valoración que se puede hacer de la operación, realizada bajo condiciones nocturnas, es que ha sido un éxito", ha dicho Erdogan.

En la entrevista del pasado 5 de noviembre en Washington entre Erdogan, y el presidente estadounidense, George W. Bush, el Gobierno de EE UU se comprometió a entregar "información de espionaje fiable y en tiempo real" a Turquía.

Objetivos civiles

Mientras el portavoz del Gobierno turco, Cemil Cicek, afirmó que las bombas se limitaron al PKK y sus bases, la agencia Firat ha denunciado que el Ejército turco "bombardeó objetivos civiles en el área de Kandil. Diez aldeas fueron bombardeadas durante la incursión aérea y la mujer Ayse Ali Evdo murió".

Fuentes del Ejército afirmaron que las incursiones continuarán en el marco de la autorización otorgada por el Parlamento en octubre y el Gobierno en noviembre, según fuentes del Ejército turco. La de hoy ha sido la mayor operación transfronteriza efectuada hasta ahora por las fuerzas armadas turcas en el norte de Irak, donde se refugian los combatientes del PKK -un grupo catalogado como terrorista por Ankara, EE UU y la Unión Europea-.

Tras la muerte de 13 soldados y la captura de otros ocho en un ataque de unos 300 militantes del PKK en Daglica, el pasado 21 de octubre, la opinión pública turca y los partidos políticos de la oposición han presionado al Gobierno para que autorizara una incursión militar en el país vecino.

A principios de noviembre, EE UU se comprometió a facilitar a Turquía "información fiable" sobre las posiciones del PKK, por lo que el Gobierno turco dio permiso a los generales para que entrasen en el país vecino en cualquier momento a partir el 28 de noviembre.

El 1 de diciembre se desplegó la primera incursión, pero a mucho menor escala que la de hoy. Según los expertos, este tipo de bombardeos aéreos podría continuar hasta marzo y entonces, cuando mejoren las condiciones climatológicas, Turquía consideraría la posibilidad de realizar también un incursión terrestre. Al mismo tiempo, el Gobierno turco está preparando una ley para facilitar que los nacionalistas kurdos abandonen las armas y se reintegren en la sociedad.