Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo estudio asegura que 151.000 iraquíes han muerto desde la invasión de EE UU

La cifra triplica la del anterior registro, de 2006

La invasión y posterior ocupación de Irak por las fuerzas de la coalición lideradas por Estados Unidos ha dejado un escalofriante reguero de víctimas mortales. Un nuevo balance publicado hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS) cifra en 151.000 los iraquíes que han perdido la vida en los últimos tres años en actos violentos.

El nuevo estudio es el más detallado desde que comenzó la guerra. En su elaboración ha participado el Ministerio de Salud iraquí que ha coordinado las más de 10.000 entrevistas a familias iraquíes, un número cinco veces mayor que el empleado en el controvertido estudio de la Universidad John Hopkins, que señaló en 2006 que más de 600.000 iraquíes murieron desde el comienzo de la guerra.

La estimación de la agencia de las Naciones Unidas excede la cifra, de entre 80.000 y 87.000 muertos, arrojada por el más fiable grupo de Derechos Humanos Irak Body Count, que emplea información de los medios y registros de los hospitales y depósitos de cadáveres para calcular las víctimas.

Más de la mitad de las muertes violentas documentadas por la OMS ocurrieron en la capital iraquí, Bagdad. Un promedio de 128 iraquíes al día murieron de forma violenta en el primer año que siguió a la invasión. El año siguiente, el promedio de muertes diarias fue de 115, mientras que en el tercer año, fue de 126.

Con todo, la cautela ha sido la nota dominante de los autores del informe. "Hay muchas incertidumbres al hacer estas estimaciones," ha asegurado el especialista en estadísticas de la OMS Mohamed Ali, coautor del estudio, a los periodistas reunidos en una conferencia telefónica, el cual ha señalado asimismo que la inseguridad hizo que algunas áreas de las provincias de Bagdad y Anbar fuesen inalcanzables para aquellos que realizaron el sondeo.

Además, muchas familias también huyeron de sus hogares a causa de la violencia, y algunos dejaron el país, lo que hace difícil que den una evaluación precisa de la violencia en Irak. Por este motivo, Ali señaló que el margen de error de la cifra era relativamente alto.

El ministro de Salud de Irak, Saleh al Hasnawi, ha calificado el informe de la OMS de "muy sólido. "Creo en estos números," ha dicho.

Por otra parte, cerca de 3.915 soldados estadounidenses y 174 británicos murieron desde que comenzó la guerra. Se estima que fallecieron entre 4.900 y 6.375 militares iraquíes, pese a que no se emiten cifras oficiales fiables desde fines del 2003.