Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las FARC insisten en el despeje del territorio para lograr un acuerdo humanitario

Francia pide a Chávez y Uribe seguir cooperando para la liberación de todos los rehenes

Madrid / Bogotá / Caracas

La guerrilla de las FARC, que ayer dejó en libertad a Clara Rojas y Consuelo González de Perdomo, insiste en el despeje de un territorio para negociar con el Gobierno de Colombia un acuerdo humanitario sobre los rehenes. En tanto, desde París, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, ha alentado a los presidentes de Colombia y Venezuela a seguir cooperando para lograr la entrega de los otros secuestrados, entre ellas la franco-colombiana Ingrid Betancourt.

En un comunicado fechado la víspera en las 'montañas de Colombia' y divulgado hoy por el sitio web de la Agencia Bolivariana de Prensa (ABP), el mando central del grupo guerrillero mantiene su condición de que se retiren las tropas militares de las zonas de Florida y Padrera, en el suroeste del país, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Cali. Los insurgentes dijeron que esas localidades deben ser el "escenario del diálogo Gobierno-FARC para el acuerdo y la materialización del canje que haga posible la liberación de todos los prisioneros en poder de las fuerzas contendientes".

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) pretenden intercambiar a más de 40 de sus rehenes por unos 500 rebeldes presos. Clara Rojas, la ex candidata a la vicepresidencia en la fórmula de Ingrid Betancourt, y la ex legisladora Consuelo González estaban en el grupo de secuestrados a ser intercambiados bajo el acuerdo humanitario que impulsa el presidente venezolano Hugo Chávez.

Este acuerdo humanitario no se ha podido lograr hasta ahora por la negativa del mandatario colombiano, Álvaro Uribe, a desmilitarizar un territorio y a permitir que los rebeldes que sean liberados retomen las armas, entre otras razones.

Rojas y González fueron entregadas el jueves a una misión encabezada por el Comité Internacional de la Cruz Roja, en algún lugar de la selva del Guaviare, y trasladadas a Caracas donde vivieron un emotivo encuentro con sus familiares que no veían desde hacía de seis años. Las FARC afirmaron que, con la entrega de ambas políticas, honraron su palabra y compromiso con Chávez, con la legisladora opositora colombiana Piedad Córdoba y con la comunidad internacional interesada en la suerte de los rehenes.

En la misma nota, las FARC consideraron que la de Rojas y González es una "liberación humanitaria y unilateral" pese a "los palos atravesados en la rueda" por Uribe, quien según ese grupo guerrillero, no pudo evitar que se diera "este primer paso esperanzador que invita a pensar en la posibilidad de la paz en Colombia".

"Lograremos el canje", aseguraron los guerrilleros, que agradecieron a Chávez y a los gobiernos que lo acompañaron a él en el "noble esfuerzo" por los rehenes.

Sin noticias de Betancourt

En tanto, a su llegada a Caracas, Rojas aseguró que no sabe nada de Ingrid Betancourt desde hace tres años, cuando sus captores decidieron separarlas por motivos de seguridad. En este sentido, el ministro de Exteriores francés Bernard Kouchner, ha afirmado hoy en París que "hay que mantener la presión" para continuar una labor que ahora se apoya en el conjunto de los presidentes latinoamericanos y la opinión pública mundial.

"Espero y quiero creer que eso va a dar resultados en los días venideros", ha dicho el jefe de la diplomacia francesa en declaraciones a la radio Europe. Ha afirmado que la liberación de Rojas y González "abre perspectivas" y es "un gesto positivo" hacia Ingrid Betancourt y los otros rehenes. Rojas, amiga y principal colaboradora de Betancourt, fue secuestrada con la entonces candidata presidencial en febrero de 2002.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, que ha hecho de la liberación de Betancourt una de sus prioridades, dijo ayer que la de Rojas y González "es un gran aliento para perseverar" y que redoblará los esfuerzos. Por su parte, la hija de Betancourt, Mélanie, ha considerado hoy que la liberación de las políticas es "un gran momento de esperanza para todos" y muestra que "los rehenes que están en esa selva no están condenados a morir allí".

"Rehenes encadenados"

La ex legisladora Consuelo González denunció que la guerrilla de las FARC mantiene encadenados a los rehenes masculinos, según publica hoy el diario venezolano El Nacional.

"A los señores durante el día les tienen cadenas en el cuello permanentemente, se bañan con cadenas, en cualquier actividad están con las cadenas, y por la noche, tal vez por razones creo yo de más seguridad, los amarran a un árbol que está al pie de cada cama", dijo González a otra emisora colombiana, La W, desde Caracas.

"Si Colombia no se conmueve con esto, no sé", agregó la ex congresista, quien precisó que las mujeres que están en poder del grupo armado no son sometidas a ese trato de encadenamiento, algo que había sido divulgado en 2003 a través de un video del periodista Jorge Enrique Botero, que en su momento fue prueba de vida de varios de los rehenes militares.

González le pidió a los colombianos hacer "algo" para buscar la liberación de los demás secuestrados.

A su llegada a Caracas tra su liberación, la ex congresista dijo que ella y Clara Rojas compartieron el cautiverio con otros ocho rehenes, quienes están "tratando de resistir, de sobrevivir; es lo que puede hacer una allá".

Más información