Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

China lanza un plan de emergencia para combatir el peor invierno de la última década

El Gobierno anuncia medidas urgentes para hacer frente al caos en los transportes y en el suministro energético

El Gobierno chino anunció ayer medidas urgentes para combatir el caos en los transportes y en el suministro alimenticio y energético causado por el fuerte temporal de nieve y lluvia que azota el país desde hace días. Las previsiones son que las tormentas y el frío seguirán castigando la región de oeste a este la semana que viene, coincidiendo con la festividad del Año Nuevo Lunar.

En los últimos días, la nieve ha azotado el centro, este y sur de China, áreas habitualmente acostumbradas a temperaturas más suaves. Decenas de personas han perdido la vida en las carreteras, mientras que la red ferroviaria y los aeropuertos se han paralizado, sobre todo al este del país.

El primer ministro chino, Wen Jiabao, ha declarado que las autoridades temen lo peor, ya que el mal tiempo amenaza los suministros de alimentos frescos, carbón, petróleo y electricidad, cuando faltan pocos días para las vacaciones del Nuevo Año Lunar, que comienzan el próximo 7 de febrero.

Jiabao ya ha anunciado medidas para paliar los efectos del temporal sobre la economía y el sistema energético, mientras que la inflación todavía preocupa. Según el primer ministro, las reservas de carbón han descendido "peligrosamente". "El peor momento todavía no ha llegado", ha recalcado.

Muertes y cierre de carreteras

Ya son 17 las provincias chinas que se han visto afectadas por los cortes en el suministro, según la agencia de noticias Xinhua. La escasez de carbón, debido en parte al mal tiempo, ha hecho descender en un 5,6% la capacidad de generación eléctrica, informa Xinhua.

En la montañosa provincia de Guizhou, en el suroeste, se han extendido los apagones, que han afectado a 877 edificios. En Hunan, al sur del país, cinco personas han muerto en diversos accidentes.

El temporal ha provocado el cierre de aeropuertos regionales, incluido Nanking, la capital de la provincia de Jiangsu. En la televisión estatal, no dejan de repetirse imágenes de las autopistas paralizadas por la nieve.

En Guangzhou, en el sur, más de 100.000 personas han abarrotado en los últimos días la estación ferroviaria más importante de la provincia. Muchos de ellos eran trabajadores del campo que volvían a casa por la festividad del Año Lunar. La policía llegó a cerrar las carreteras próximas a la estación, lo que provocó numerosas aglomeraciones, informó el diario Guangzhou Daily.