Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton y Obama piden al Congreso que refuerce el plan contra la recesión

Los aspirantes demócratas a la Casa Blanca presentan sus programas económicos y creen que deberían elevarse las pensiones por desempleo

Los precandidatos demócratas a la Presidencia de Estados Unidos Hillary Clinton y Barack Obama han pedido este viernes al Congreso que amplíe el paquete de estímulo económico que planea aplicar con el fin de evitar una recesión, después de que nuevos datos mostrasen un descenso en el empleo el mes pasado en Estados Unidos.

Ambos candidatos han presentado sus respectivos planes económicos de cara a la próxima legislatura, que comenzará tras las elecciones del próximo mes de noviembre. Los dos opinan que cualquier paquete de estímulo económico debería elevar las pensiones por desempleo.

Clinton, senadora de Nueva York, considera que los nuevos datos confirman su opinión de que Estados Unidos está "resbalando hacia una segunda recesión Bush", en referencia a las crisis económicas experimentadas durante el gobierno del presidente estadounidense, George W. Bush.

Por su parte, el senador de Illinois cree que el Congreso debería revocar las reducciones de impuestos aprobadas en 2001 y 2003 porque benefician sobre todo a los sectores sociales con más recursos económicos. "Es hora de pasar página a las fallidas políticas de Bush, de desgravaciones fiscales para quienes no las necesitan y no las solicitaron, de forma que podamos poner de nuevo a América en el camino de la prosperidad y la oportunidad", propuso.

El plan económico de Obama, con un presupuesto de 75.000 millones de dólares (50,6 millones de euros), incluye una reducción inmediata de impuestos para los trabajadores y una bonificación de 250 dólares (169 euros) para los jubilados.

Por su parte, Clinton reitera la necesidad de ayudar a quienes tienen la carga de una hipoteca o de las facturas de la calefacción, lo cual supone una parte fundamental de su plan económico, valorado en 70.000 millones de dólares (47.300 millones de euros).