Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La autopsia no aclara las causas de la muerte de Chantal

La mujer francesa apareció muerta un día después de que la justicia rechazase su eutanasia

La autopsia practicada este viernes al cuerpo de Chantal Sébire, la mujer aquejada de un cáncer a quien la justicia francesa había negado la eutanasia, no ha permitido determinar las circunstancias de su muerte, según ha explicado el fiscal de Dijon, Jean-Pierre Alacchi. "No hay una causa específica que pueda explicar el fallecimiento", ha manifestado.

"Hay un cierto número de sustancias que se han encontrado en el cuerpo de Sébire que están siendo Analizadas", ha explicado el represntante del Ministerio público. "No tengo los resultados de estas sustancias y las cantidades, por lo tanto, no puedo decir otra cosa más que debo esperar los resultados definitivos para que sepamos qué sustancias se han identificado y cuáles son las dosis y, si las hay, si han podido contribuir a la muerte de Sébire", ha añadido.

El fiscal anunciará a lo largo del día los siguientes pasos a seguir en el marco de la investigación judicial abierta despues de que Chantal Sébire fuera encontrada muerta en su domicilio de Dijon, en el este de Francia, en la tarde del miércoles 19 de marzo. Según fuentes judiciales citadas por Le Monde, la familia no se habría opuesto a la autopsia. En un bol usado por la enferma había restos de un producto tóxico, según el diario.

Con su apelación a la justicia para que se le permitiera morir dignamente, Sébire ha reavivado en Francia el debate sobre la eutanasia activa y obligado a la clase política a revisar el actual texto legal sobre cuidados paliativos y derecho del paciente, que data de 2005 y sólo contempla el coma inducido.

El Partido Socialista ha solicitado la creación de un grupo de trabajo sobre el tema y el diputado Laurent Fabius ha presentado una proposición de ley para que los pacientes que lo deseen, en caso muy concretos, puedan beneficiarse de una "ayuda activa a morir".