Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uribe no descarta adelantar las elecciones para superar la crisis del escándalo de la 'parapolítica'

El presidente colombiano informa de que es investigado por una acusación de que estuvo implicado en una matanza

El escándalo de la parapolítica podría salirle caro a Álvaro Uribe. El presidente colombiano ha dicho este miércoles que no descarta la posibilidad de adelantar las elecciones para superar la actual inestabilidad desatada por los presuntos nexos entre líderes políticos y los grupos paramilitares.

En declaraciones a Caracol Radio, Uribe ha reconocido que se están analizando "todas las opciones", y que desde el domingo pasado se ha reunido con los grupos parlamentarios para tomar la decisión más adecuada para hacer frente a la crisis política.

"No me voy a dejar presionar, necesitamos examinar ese tema con mucho cuidado y tomar la mejor decisión", ha afirmado Uribe, para quien es un "error histórico" de los colombianos pensar que los problemas se solucionan con reformas constitucionales, tras lo cual ha señalado que su Gobierno "no va a poner al país a dar saltos hacia la incertidumbre".

"Lo que se debe recordar es que este Gobierno fue el que desmontó el paramilitarismo, los combatió y los obligó a la desmovilización", ha dicho Uribe, quien ha insistido en que siente un gran dolor por la captura de su primo pero espera que la justicia complete la investigación y ofrezca al país la verdad de esos hechos.

También investigado

Después de la conmoción causada por la detención de su primo, el ex senador Mario Uribe Escobar, después de que Costa Rica rechazara su petición de asilo el martes, el mandatario colombiano ha informado de que también es sujeto de una investigación.

Las autoridades, ha dicho, están investigando una acusación hecha por un preso que lo señala de haber participado en una reunión para planear la masacre de El Aro, en Antioquia, en la que fueron asesinadas 15 personas en octubre de 1997 a manos de los paramilitares. En ese entonces Uribe era el gobernador de Antioquia.

"Me pasé la Semana Santa hablando con abogados para que recogieran toda la información sobre mis movimientos y desplazamientos desde 1988", ha dicho Uribe a la emisora Caracol Radio. Según ese testigo, el entonces gobernador se reunió con el general Ospina, el general Rosso y el líder paramilitar Salvatore Mancuso para planear esa masacre.

El mandatario colombiano ha afirmado que la justicia debe investigar todo los hechos pero teniendo "mucho cuidado" con el testimonio "de un bandido con ánimo de venganza contra un ciudadano honorable" como él. "Ese bandido (un ex paramilitar que actuaba en el departamento de Sucre) dice que yo hasta agradecí a los paramilitares por esa masacre porque liberaron a seis secuestrados, entre ellos un primo mío y que Santiago mi hermano prestó 20 paramilitares para ese crimen", ha agregado Uribe.