Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Philipp von Boeselager, el último participante en la conjura militar para matar a Hitler

Murió a los 90 años.- Toda su vida se lamentó no haber disparado contra el Führer

Era el último de los miembros de la conjura militar que trató de asesinar a Adolf Hitler en 1944. Philipp von Boeselager, ex oficial del ejército alemán, murió ayer a los 90 años, en la localidad de Altenahr (Renania Palatinado, en el oeste del país), donde residía desde hacía unas décadas, según reseña hoy el diario Frankfurter Allgemeine.

El ex militar participó en la conjura encabezada por el también oficial del Ejército nazi Claus Graf Schenk von Stauffenberg, quien perpetró el fallido atentado contra Hitler en su cuartel general aquel histórico 20 de julio de 1944.

Von Stauffenberg fue el encargado de ejecutar el Plan Valquiria. El papel de Von Boeselager fue el de suministrar los explosivos. Ese día, Von Stauffenberg logró colocar una poderosa bomba a menos de un par de metros del Führer y se retiró. Sin embargo, uno de los presentes se tropezó con el maletín que portaba el artefacto y lo colocó detrás de las gruesas patas de la mesa donde se apoyaba Hitler. La bomba explotó y mató a cuatro personas e hirió levemente al dictador alemán. Esta conjura ha sido llevada al cine con el nombre de Valkiria, con Tom Cruise encarnando el papel de Von Stauffenberg.

Esa no era la primera vez que Von Boeselager participaba en una conjura para matar a Hitler. Desde 1943 formaba parte del círculo de militares alemanes que quería acabar con la vida del dictador y, de hecho, ya ese año participó en un primer plan de atentado, que asimismo fracasó al no estallar las dos bombas que se habían dispuesto junto al avión del Führer.

Von Boeselager no acabó fusilado, como la mayoría de los conjurados del grupo de Stauffenberg, sino que pudo huir y esconderse tras el fallido atentado. Tras la II Guerra Mundial se casó con Rosa Maria de Westfalia y Füstenberg, con quien tuvo cuatro hijos, y se consagró a su trabajo como cofundador de la organización humanitaria de los Malteses.

Frankfurter Allgemeine publica en su edición de hoy una reciente entrevista del fallecido ex oficial, en la que afirma que toda su vida lamentó no haber disparado contra Hitler, ya en la primera intentona de 1943.