Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cadena perpetua para el matrimonio de asesinos en serie franceses

Michel Fourniret actuó entre 1987 y 2003, cuando fue detenido en Bélgica.- Su esposa, cómplice en cinco muertes y coautora en una sexta, cumplirá 28 años en la cárcel a pesar de compartir condena

El tribunal de Charleville-Mezieres, en el noroeste de Francia, ha condenado hoy a cadena perpetua a Michel Fourniret y a su esposa Monique Olivier en uno de los peores casos de asesinato en serie de los últimos años en el país galo. Fourniret cumplirá íntegramente su condena, aunque su esposa, cómplice en cuatro de los siete asesinatos confesados, pasará un máximo de 28 años en la cárcel.

La sentencia condena de por vida a Fourniret, de 66 años, al considerarlo culpable de matar y raptar en grado de tentativa a siete mujeres y niñas con edades comprendidas entre los 12 y los 22 años. Todo comenzó en 1987 en una de las zonas más boscosas de la frontera entre Francia y Bélgica, aunque la mayoría de los crímenes los cometió acompañado.

Su esposa, de 59 años, acusada de ayudar a su marido a seleccionar a las víctimas y atarlas, ha sido declarada cómplice de cinco de los asesinatos y, en el caso de un quinto, ouccrido en 1989, coautora de los hechos. Monique Olivier pasará, por tanto, un máximo de 28 años en la cárcel a pesar de los 30 solicitados por la Fiscalía. Fourniret, que se ha declarado culpable, ha asegurado al juez que no recurrirá.

Anuncios y pacto criminal

Su pacto criminal, como lo ha calificado la acusación, se selló en 1987 cuando en el tribunal de lo Criminal de Evry en el que Fourniret era juzgado por una presunta violación. Ambos intercambiaron sus primeras miradas. Aunque se conocían, nunca se habían visto.

En diciembre de 1986, Fourniret, obrero de profesión nacido en Sedán (Ardenas, en el norte de Francia), detenido en Essonne, cerca de París, inserta el siguiente anuncio en un periódico: Prisionero desearía mantener correspondencia con persona de cualquier edad para olvidar soledad. Monique Olivier responde al momento, y es así como se inicia su relación epistolar. Apenas dos meses después de salir de prisión, en diciembre de 1987, la pareja se cobra la primera de una larga serie de víctimas, Isabelle Laville, de 17 años.

La matrícula de un "perverso sádico"

El azar y la perseverancia de un policía belga pusieron fin a la odisea criminal de la pareja en junio de 2003 cerca de Namur (Bélgica), cuando Fourniret intentaba raptar a una joven de 13 años que se salvó porque, mal atada por su captor, logró escapar y llevar a la Policía belga la matrícula de la furgoneta con la que Michel Fourniret intentó secuestrarla.

Siete homicidios (Isabelle Laville, Fabienne Leroy, Jeanne-Marie Desramault, Elisabeth Brichet, Natacha Danais, Céline Saison y Mananya Thumpong), una tentativa de violación, un secuestro fallido y una agresión sexual. Es el historial criminal de Michel Fourniret. Además, la justicia belga ha reabierto la investigación sobre la desaparición en 2003, cerca de París, de la pequeña Estelle Mouzin, y ha anunciado volverá a examinar la coartada del asesino en serie, a quien los psiquiatras describen como un "manipulador" y un "perverso sádico".