Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un terremoto de 6,1 grados sacude el sur de Islandia sin consecuencias

Aunque sólo se han registrado heridos leves, el temblor ha provocado numerosos daños materiales y el derrumbe de viviendas

Un fuerte terremoto de 6,1 grados sacudió ayer el sur de Islandia provocando heridas leves a al menos una veintena de personas, numerosos daños materiales y el derrumbe de algunas viviendas.

El temblor, que se produjo a las 15.46 hora local (17.56 hora peninsular española), se sintió sobre todo en las localidades de Hveragerdi y Selfoss, cerca del epicentro, a unos 55 kilómetros de la capital Reikiavik, donde también se movió la tierra. También se dejó notar en Vestmannaeyjar, un archipiélago situado al sur del país, donde se registraron algunos desprendimientos de rocas.

Incluso algunos diputados que se encontraban celebrando una sesión en el Parlamento en ese momento se vieron sorprendidos por el seísmo, al que siguieron a lo largo del día unas diez réplicas de 3 o más grados, aseguró Halldór Geirsson, geólogo del Servicio Meteorológico al diario islandés Morgunbladid.

"Estaba sentada en mi sofá cuando los cristales de un enorme cuadro de la pared se me vinieron encima", detalló a este diario Helena Stefánsdóttir desde su casa en Hveragerdi. Las autoridades islandesas han aconsejado a los habitantes de Hveragerdi y Selfoss que no pasen la noche en sus casas por temor a nuevas réplicas. La Cruz Roja ha habilitado en estas localidades tiendas de campaña.

El primer ministro de esta isla del norte de Europa -de gran actividad sísmica y volcánica, donde viven unos 300.000 habitantes-, Geir H. Haarde, anunció anoche que el Gobierno tiene previsto reunirse hoy para aprobar medidas concretas de asistencia a los afectados. Según Haarde, lo que urge ahora es garantizar la seguridad de la región sacudida por el terremoto, localizado a una profundidad de 10 kilómetros, según datos del Servicio Geológico estadounidense.