Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La carrera hacia la Casa Blanca

Clinton ofrecerá su apoyo a Obama

La senadora renunciará el sábado a la candidatura aconsejada por los pesos pesados del Partido Demócrata

Sólo un día después de la histórica noche para el Partido Demócrata y para EE UU en su conjunto, ya es oficial que Hillary Clinton tirará la toalla definitivamente el próximo sábado y ofrecerá su respaldo a Barack Obama. Así lo ha confirmado su equipo de campaña en un comunicado después de que la decisión se filtrase antes a la prensa.

Ayer, la senadora por Nueva York se resistió a admitir que había perdido el proceso de primarias ante el senador afroamericano, y en consecuencia, su sueño de lograr la candidatura demócrata. Según The New York Times, la decisión de Clinton llega después de que miembros del Congreso Demócrata le comunicasen la necesidad de cerrar filas en torno a Obama y dar unidad al partido.

Clinton se retirará en un acto en Washington, en el que agradecerá a sus partidarios el apoyo. Según The New York Times, la candidata habría preguntado por teléfono a sus seguidores sobre lo que debía hacer tras conseguir Obama los suficientes delegados para asegurarse la nominación del partido. Según sus asesores, sus más cercanos apoyos le habrían comunicado que lo correcto es retirarse.

Algunos de sus seguidores más importantes, asegura el diario estadounidense, incluidos aquellos que han mantenido su posición intacta hasta el final de las primarias, no han tardado en mostrar su respaldo al senador afroamericano. "Estaba a favor de Hillary, pero no en contra de Obama, que creo que tiene muchas aptitudes", aseguró en declaraciones recogidas por el diario el ex presidente Walter F. Mondale. "Me alegro de que hayamos tomado una decisión y espero que podamos unir al partido y seguir adelante", agregó.

El pasado miércoles, los pesos pesados del partido pidieron a los superdelegados (cargos electos y notables que tienen libertad para decidir a quién apoyan) que todavía no se habían pronunciado, y a otros líderes con voto asegurado en la Convención de agosto, que dieran a conocer sus apoyos antes del viernes. Aunque todavía no han mostrado sus preferencias, el presidente del Partido, Demócrata, Howard Dean, y la titular de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, entre otros, sí han declarado en un comunicado que "los demócratas deben ahora volcar toda su atención en las elecciones" de noviembre.

La resaca electoral

El primer candidato negro en la historia de EE UU cazó su nominación en una noche frenética en la que se aseguró el respaldo de la mayoría de superdelegados. Las urnas en Dakota del Sur y Montana, los últimos Estados en celebrar primarias, pusieron la guinda a un momento histórico que fue celebrado como tal por sus seguidores. Pero muchos de los votantes tradicionales del Partido Demócrata siguen desconfiando del discurso de cambio de Obama. Son aquellos que apostaron por Clinton y ahora amenazan con votar al republicano McCain antes que a Obama.

El candidato afroamericano tendrá que recomponer la unidad de un partido dividido por una larga y emocionante lucha que hasta ayer no pudo resolverse a favor de Obama, pese a que hace meses que era el favorito indiscutible. Quizá la solución pase por incorporar a Clinton como número dos, tal y como dejó caer la propia Hillary ayer.