Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia niega su participación en el asesinato del ex espía Litvinenko

La BBC aseguró ayer que el Gobierno ruso estaba detrás del envenenamiento del ex agente secreto

La Fiscalía rusa ha dicho hoy que no existen indicios de que el Gobierno de su país estuviera detrás del asesinato del ex espía de la KGB Alexander Litvinenko, respondiendo a las afirmaciones de la cadena pública británica BBC, que aseguró ayer que Rusia estaba involucrada con su muerte. "Tenemos indicios muy fuertes de que se trató de una acción de Estado", dijo un alto funcionario del Gobierno del Reino Unido que no quiso dar su nombre en el programa Newsnight. Vladímir Markin, portavoz oficial de la Fiscalía, ha contestado que "la investigación avanzó significativamente y no existen datos de que ningún servicio secreto participara en el crimen".

Litvinenko, crítico con ex presidente ruso Vladimir Putin, murió en Londres el 23 de noviembre de 2006 tras ser envenenado con polonio 210, una sustancia radioactiva muy tóxica. Los investigadores británicos sospechan que otro ex agente de la KGB, Andrei Lugovoi, es el culpable del asesinato, pero él siempre ha negado cualquier implicación en el crimen.

En mayo de 2007, la corona hizo una petición formal de extradición de Lugovoi a Gran Bretaña, pero Rusia se negó alegando que la entrega de ciudadanos rusos va contra la Constitución de su país.

La fuente secreta que habló a la BBC también denunció que oficiales del servicio de espionaje británico (M15), creen que frustraron el asesinato de Boris Berezovski, otro disidente ruso. Jonathan Evans, director general del M15, había expresado en noviembre su preocupación porque la cantidad de agentes secretos rusos en su país, que calcula que son alrededor de 30, no ha disminuido desde la Guerra Fría.

El caso Litvinenko causó graves tensiones diplomáticas entre Londres y Moscú. La BBC ha afirmado que el primer ministro británico, Gordon Brown, hablará del tema con el presidente de Rusia, Dmitry Medvedev, durante la cumbre del G8 en Japón.