Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia reconoce la independencia de Abjazia y Osetia del Sur

La OTAN rechaza la decisión del Kremlin como una "violación directa" de las resoluciones de la ONU.- Medvédev dice no temer "una nueva guerra fría"

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, ha anunciado este martes que Rusia reconoce la independencia de las regiones separatistas georgianas de Osetia del Sur y Abjazia, y así lo ha comunicado a las Naciones Unidas. El mandatario hace suyas las propuestas aprobadas ayer por la Duma (Parlamento) y el Senado rusos, en las que pedían al presidente el reconocimiento de estas regiones, que proclamaron unilateralmente su independencia en los 90. Nada más proclamar el reconocimiento, la OTAN lo ha rechazado al calificarlo como una "violación directa" de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

El presidente ruso ha anunciado que ha firmado un decreto por el que Moscú reconoce de forma oficial que Osetia del Sur y Abjazia son Estados independientes. En una comparecencia televisada, el inquilino del Kremlin ha dicho, escuetamente: "He firmado los decretos de reconocimiento, por la Federación Rusa, de la independencia de Osetia del Sur y de la independencia de Abjazia". Medvédev ha justificado su decisión en que ambas regiones tienen el derecho a decidir su propio futuro tras los ataques de que han sido objeto por parte de Georgia. Ha ordenado a su ministro de Exteriores que inicie el camino para entablar relaciones diplomáticas con los gobiernos de las dos provincias y firme acuerdos de cooperación y amistad con ellos y al ministro de Defensa que se encargue de que reine la seguridad en las dos regiones hasta que se firmen los tratados bilaterales.

En previsión de las reacciones que iba a provocar la noticia, Medvédev ha declarado "no tener miedo de nada", incluyendo una "nueva guerra fría" con Occidente. "Eso sí, no la queremos", ha precisado en una entrevista a la cadena de televisión Russia Today. "En esta situación, todo depende de nuestros socios en Occidente. Si los occidentales quieren conservar las buenas relaciones con Rusia, comprenderán las razones de nuestra decisión", ha dicho.

Con esta decisión, Medvédev desafía abiertamente a la administración estadounidense de George W. Bush, que esta misma noche ha tachado de "inaceptable" la independencia de estas dos regiones rebeldes, que lucharon en los 90 contra su pertenencia a Georgia, logrando una autonomía de facto respecto a Tbilisi. Desde entonces, cada vez han estado más cerca de Rusia, que ha repartido a discreción pasaportes rusos entre sus ciudadanos y ha mantenido soldados de paz en sus territorios para defenderlas de cualquier intento georgiano de recuperarlas, como ocurrió el pasado 7 de agosto.

Pero la tensión entre Estados Unidos y Rusia no se limita al conflicto en Georgia. Este martes Medvédev ha afirmado que Rusia respondería militarmente al despliegue de misiles estadounidense cerca de sus fronteras, dentro del plan del escudo antimisiles desarrollado por la Casa Blanca. Estas declaraciones del presidente ruso responden a la firma de un acuerdo entre EE UU y Polonia, llevado a cabo la semana pasada por la secretaria de Estado estadounidense, Condolenza Rice. El acuerdo establece la colocación de misiles en suelo polaco que interceptarían un posible ataque desde, por jemplo, Irán.

Violación de las resoluciones de la ONU

Nada más conocerse la decisión de Moscú se han desatado las reacciones internacionales, entre la que destaca la de la OTAN. Su secretario general, Jaap de Hoop Scheffer la ha "rechazado", estimando que se trata de "una violación directa de numerosas resoluciones de la ONU sobre la integridad territorial de Georgia, resoluciones que han sido aprobadas por la propia Rusia". Scheffer se ha remontado en el tiempo para decir que "las acciones de Rusia en las últimas semanas ponen en duda el compromiso de Moscú para asegurar la paz y la seguridad en el Cáucaso". Finalmente, ha defendido "firmemente la soberanía y la integridad territorial de Georgia", llamando a Rusia a "respetar estos principios".

También ha entrado en el intercambio de declaraciones el ministro ruso de Exteriores, Seguéi Lavrov, que ha dicho que no teme que su decisión vaya a acarrear aislamiento para Rusia. "No creo que debamos temer el aislamiento, no creo que llegue, no creo que sea un escenario de juicio final", ha dicho, estimando que "el sentido común prevalecerá". También ha opinado que no ve en un futuro inmediato que Osetia del Sur y Abjazia vayan a integrarse en Rusia. Finalmente, se ha referido al envío de ayuda humanitaria a Georgia en barcos militares estadounidenses, estimando que "no hace que la situación sea más estable".

Celebraciones en Osetia y Abjazia

Pocos minutos después del discurso de Medvedev, los surosetios y los abjazios han celebrado el reconocimiento. En el centro de la capital de Osetia del Sur, Tsjinvali, decenas de personas han recorrido las calles principales ondeando banderas rusas y surosetias, mientras disparaban al aire.

Medvedev acusa a EEUU de enviar armas a Georgia

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, ha acusado hoy a Estados Unidos de estar enviando armamento camuflado como ayuda humanitaria a través del buque militar estadounidense que atracó en el puerto georgiano de Poti, en el mar Negro. En una entrevista concedida a la cadena británica BBC, el mandatario ruso ha afirmado que no existe un bloqueo marítimo contra Georgia. "No hay ningún bloqueo. Cualquier barco puede entrar, ya sean estadounidenses o de otros países, que traigan cargamentos humanitarios", ha dicho.

El destructor estadounidense USS McFaul tiene previsto atracar mañana lunes en el puerto de Poti para desembarcar ayuda humanitaria, según informó la Embajada estadounidense en Tiblisi. Está previsto que otros buques estadounidenses viajen a la misma zona en los próximos días.

Antes, el jefe adjunto del Estado Mayor ruso, el general Anatoli Nogovitsin, ha calificado de "preocupante" la presencia de buques de la OTAN en el mar Negro, ya que su país duda de que esos barcos estén presentes en la zona con el único objetivo de repartir ayuda humanitaria.

"Y lo que los estadounidenses llaman cargamentos humanitarios

son, por supuesto, armas", aseguró.

Más información