Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin dispara a un tigre siberiano y salva a un equipo de televisión

El primer ministro ruso lanza un dardo tranquilizante al animal, que iba a atacar a los periodistas

¿Propaganda o heroísmo? En plena crisis con Georgia, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, ha viajado de vacaciones a Siberia donde ha vuelto a convertirse en una estrella mediática al salvar a un equipo de la principal televisión rusa, Rossiya, del ataque de un tigre siberiano.

El incidente ocurrió durante la visita de ayer de Putin y un grupo de investigadores a un parque nacional siberiano en el que se supervisa el desarrollo de estos tigres en libertad, ya que es una especie amenazada. Justo cuando Putin llegaba, un tigre escapó y corrió hacia un equipo de cámaras de televisión. El primer ministro, antiguo agente del servicio secreto soviético, la KGB, disparó contra el animal con un rifle de dardos sedantes.

"No sólo logró ver al depredador gigante de cerca. Vladimir Putin también salvó a nuestros cámaras", afirmó un locutor en la apertura del informativo de la tarde de la emisora Rossiya.

Tras la agitación, Putin ayudó a medir los incisivos del tigre y a colocarle un emisor en el cuello. Este tipo de tigre es el felino más grande que vive en libertad, ya que puede pesar hasta 450 kilogramos y medir tres metros de la nariz a la punta de la cola.

Putin aprovechó también para agradecer la colaboración de los expertos occidentales implicados en los programas de recuperación del tigre siberiano. "En primer lugar debemos agradecer a nuestros colegas americanos y europeos por implicarse en estos momentos difíciles para Rusia, cuando nadie presta atención a esto", dijo.

A pesar de haber estado al borde de la extinción, el número de tigres siberianos se ha incrementado en los últimos tiempos hasta alcanzar la mayor población registrada en los últimos 100 años, reveló el año pasado la organización conservacionista WWF.