Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Palin rescata las mentiras de Bush sobre los atentados del 11-S

La 'número dos' de McCain defiende la falsa vinculación de Sadam Husein con los ataques, ya descartada por la propia Administración Bush.- También amenaza a Rusia con la fuerza si vuelve a atacar a Georgia

Recién aterrizada a la arena de la política nacional de Estados Unidos, la candidata republicana a la vicepresidencia, Sarah Palin, ha exhibido el perfil más duro en asuntos internacionales que se recuerda desde los años más severos de la Administración Bush. Sin temblarle el pulso y convencida en sus primeras palabras públicas sobre política exterior, la número dos del candidato republicano, John McCain, ha vinculado en un mismo día a Irak con los atentados del 11 de septiembre y ha amenazado a Rusia de un posible enfrentamiento militar si vuelve a atacar a Georgia.

En una ceremonia militar en Fort Wainwright, base de la armada estadounidense cerca de Fairbanks, Palin ha despedido a su hijo de 20 años que viajará a Irak dentro de un contingente de 4.000 soldados. Allí, según publica The Washington Post, la gobernadora de Alaska ha defendido la falsa idea de que el Gobierno de Sadam Husein ayudó a Al-Qaeda para planear los ataques contra las Torres Gemelas y el Pentágono, una tesis ya descartada por falta de pruebas por el actual Gobierno estadounidense aunque en su día fuera defendida con puño de hierro por propio presidente, George W. Bush.

"Estados Unidos no podrá regresar nunca más a la falsa sensación de seguridad que había antes del 11-S", ha dicho la candidata republicana durante la ceremonia de despedida de los soldados después de agradecerles su lucha contra el terrorismo.

Amenaza a Rusia

Horas antes, Palin, convertida en estrella mediática desde que McCain catapultó su candidatura a la vicepresidencia, ha concedido su primera entrevista a un canal de televisión. Y todo lo que ha hablado de política exterior se ha mantenido en una línea dura propia de los halcones.

Con el conflicto del Cáucaso todavía candente, la gobernadora de Alaska ha lanzado un mensaje duro y directo contra Moscú, sin descartar una posible guerra con Rusia si volviera a invadir Georgia. "Tenemos que vigilar a Rusia. Es inaceptable que Rusia haya ejercido tal presión en términos de invadir un país democrático más pequeño, sin provocación", ha declarado Palin durante su entrevista en el canal estadounidense ABC.

La candidata, que ha asegurado que está a favor de que Georgia y Ucrania se integren a la OTAN, ha ido más allá al ser preguntada si eso significaría que Estados Unidos declararía la guerra a Rusia si entrara en Georgia de nuevo. "Quizá sí, quiero decir, ése es el acuerdo cuando eres uno de los aliados de la OTAN. Si otro país es atacado, tienes que esperar que te pidan ayuda", ha respondido, en alusión al artículo 5 del Tratado de la organización, que activa la ayuda militar automática en caso de que un miembro de la Alianza fuera atacado.

La número dos ha empleado la entrevista para reforzar la postura en política exterior del candidato republicano, John McCain, al que suele llamar "comandante en jefe" para referirse a su capacidad de liderazgo ante las amenazas que tiene que afrontar EE UU como primera potencia mundial. En cuanto a la tensión con Irán, a la que calificó como "una nación extremadamente peligrosa para todo el planeta", ha dicho que Washington no puede permitir que ese país posea armas nucleares y se ha mostrado partidaria de una nueva partida de sanciones contra Teherán.

Política desconocida

Durante la entrevista Palin además ha asegurado que "está lista" para llegar a la vicepresidencia de EE UU. Es la primera vez que la gobernadora de Alaska, una auténtica desconocida en la política nacional estadounidense hasta hace dos semanas, se refiere a temas de política exterior, pues en sus mítines se ha circunscrito a un discurso con párrafos enteros sacados de su intervención durante la convención republicana, que tuvo lugar la semana pasada en St. Paul (Minnesota).

En la entrevista, la candidata republicana, que se sacó el pasaporte este año por primera vez, ha reconocido que nunca ha conocido en persona a un jefe de Estado extranjero, pero ha destacado que el país ahora desea un cambio y no a una persona "con un currículo grande que muestre décadas en el sistema político de Washington". Palin, de 44 años, ha sido gobernadora de Alaska durante menos de dos años y anteriormente fue presidenta de una comisión energética del Estado y alcaldesa de una localidad de menos de 7.000 habitantes.