Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez y Sócrates cultivan su idilio

Venezuela compra a Portugal un millón de ordenadores en la cuarta reunión entre sus gobernantes en 10 meses

Hugo Chávez, presidente de Venezuela, culminó en Lisboa una gira que le ha llevado por La Habana, Pekín, Moscú y París. Le recibió el primer ministro portugués, José Sócrates, del Partido Socialista, con quien se reunió por cuarta vez en los últimos 10 meses. Tres veces en la capital portuguesa (noviembre, julio y septiembre) y una en Caracas (mayo pasado). ¿Qué ve el líder venezolano de interesante en Portugal, una nación que poco tiene que ver con Cuba, Libia, Irán, China o Rusia, donde Chávez aparenta sentirse muy cómodo? ¿Cuál es el atractivo de Venezuela para Sócrates, más allá del petróleo?

Formalmente, los acuerdos que ambos países han firmado en las reuniones bilaterales anteriores tienen un marcado carácter económico y comercial. Pero no hay duda de que hay más. Para empezar, una buena sintonía política. Los socialistas portugueses, puede que no todos, sienten debilidad por el ex coronel venezolano. Chávez se refiere a los actuales dirigentes portugueses como "amigos políticos". Un peso pesado del socialismo luso como el ex presidente Mario Soares, que entrevistó a Chávez recientemente para un programa de la televisión pública RTP1, dice rotundo: "No hay duda de que no es un dictador. En Venezuela hay partidos políticos y elecciones libres".

Por su parte, Chávez agradeció ayer a Portugal un "afecto que con afecto se paga" y resaltó las "relaciones sólidas" entre ambos países. Ante Sócrates y varios ministros de ambos países, Chávez afirmó que "la mayoría de los líderes europeos no tienen una idea exacta de lo que pasa en Venezuela y América Latina" y de su actual "revolución democrática".

Afán de cooperación

Hace dos semanas, desde su tribuna televisiva Aló Presidente, Chávez agradeció públicamente al primer ministro Sócrates y al Gobierno portugués "su afán de cooperación con Venezuela". "¿Qué les ofrecemos nosotros?", se preguntó en voz alta. Respuesta: "Somos un mercado, estamos comprando, somos consumidores y ellos están interesados en colocar sus productos. Luego, nosotros les ofrecemos petróleo". Y dio algunos detalles: "Ya salió el primer barco venezolano con un millón de barriles de petróleo, por primera vez en nuestra historia, destinado a Portugal. Llegó y ya descargó, para asegurar al pueblo portugués que es un pueblo amigo, un Gobierno amigo, el abastecimiento de energía que garantice su seguridad energética y desarrollo".

Una alta fuente oficial portuguesa explica que entrará en vigor un memorando de entendimiento en el área energética entre GALP y Petróleos de Venezuela (Pdvsa), que contempla la venta a Portugal de 300.000 barriles de crudo al año. Un tercio de su valor se ingresará en un fondo de garantía, para pagar las exportaciones de Portugal. En otras palabras, Venezuela pagará con petróleo sus compras de alimentos, materiales de construcción y distintas obras públicas (una represa y la ampliación del puerto de La Guaira) a cargo de empresas portuguesas.

Sócrates y Chávez concretaron también varios preacuerdos firmados durante la visita del primer ministro a Caracas. En concreto, Portugal venderá a Venezuela un millón de ordenadores portátiles Magalhães, de fabricación enteramente local, para alumnos de primaria, instalará 50.000 viviendas prefabricadas por la empresa portuguesa Lena, y consolidará su participación en proyectos de extracción de gas en la faja petrolífera del Orinoco.

Socio preferente de Venezuela

Portugal se ha convertido en el socio preferente de Venezuela dentro de la Unión Europea. Pero, ¿todo se reduce a intercambios comerciales? "La cooperación se ha intensificado", reconoce un diplomático en Lisboa, que da su particular interpretación de los hechos: "Portugal respondió al llamamiento de nuestra colonia en Venezuela (más de medio millón de personas) y de empresarios portugueses, que nos pedían estrechar los lazos. De ahí nuestro interés".

Esta vez, política y economía van de la mano. Portugal tiene que buscar nuevos mercados para colocar sus productos. "Tenemos empresas que quieren ampliar sus exportaciones. En primer lugar, miramos hacia los países de habla portuguesa, después al norte de África (Marruecos, Libia, Argelia) y luego, a América Latina. La clave está en diversificar las fuentes energéticas, para disminuir nuestra dependencia de un solo suministrador de petróleo y gas natural. En este sentido es nuestra apuesta por Venezuela, como lo es por Brasil y por Angola", señala el diplomático portugués.