Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una huelga de los servicios públicos colapsa las grandes ciudades italianas

Los transportistas, maestros y médicos protagonizan la primera gran huelga contra Berlusconi en su tercera legislatura

Italia ha vivido hoy una jornada caos y dificultades debido a la huelga del sector público en la que han participado maestros, transportistas y personal sanitario. Es la primera gran movilización contra el primer ministro en su tercera legislatura, convocada por varios sindicatos en las grandes ciudades, en protesta por la política económica y social del Gobierno de Silvio Berlusconi. Sin embargo, el primer ministro italiano no parece afectado y su ministro de Trabajo, Maurizio Sacconi, ha asegurado que la participación ha sido "muy baja" y ha anunciado que están preparando una ley para "regular" las manifestaciones, con lo que los sindicatos tendrían que realizar un sondeo antes de emprender ningún tipo de acción.

Los sindicatos de base Cub, Cobas y SdL han convocado una huelga de 24 horas como protesta por las últimas decisiones del Ejecutivo conservador italiano y para pedir aumentos de sueldo y mayor seguridad en el lugar de trabajo. El parón de los transportes públicos ha colapsado el centro de las grandes ciudades, que también se ha visto entorpecido por las manifestaciones.

En Roma, la ciudad más afectada, una marcha ha recorrido bajo la lluvia el centro de la ciudad tras una pancarta con el lema "Basta con la destrucción del trabajo, los sueldos, los derechos, la escuela y los servicios públicos". 300.000 personas han salido a la calle para protestar contra la reforma educativa que prevé la eliminación de casi 100.000 puestos de trabajo entre profesores y personal no docente, la vuelta al maestro único, además de uno de inglés, para los niños de entre 6 y 11 años y la imposición de la nota de conducta como requisito para aprobar el curso, lo que ha sublevado a estudiantes y profesores.

Caos en el transporte

En Milán (norte de Italia), la Policía municipal calificó la situación de los transportes públicos de "caótica", pues, según la empresa que gestiona el sector ATM, a las 10.30 hora local (08.30 GMT) la adhesión a la huelga era del 68%. Según los sindicatos, la participación de los trabajadores del sector del transporte en Turín (norte) alcanzó entre el 70-80%, mientras que para la empresa gestora fue del 35%.

También la septentrional Venecia vivió un día de caos en el que los vecinos y los turistas tomaron al asalto taxis y góndolas para poder trasladarse de un lado a otro de la ciudad ante la huelga de los "traghetti" (transbordadores).

Esta masiva respuesta, según los sindicatos y que el Gobierno minimiza, "indica que existen ganas de denunciar todas las políticas económicas que está aprobando este Gobierno, que salva a los banqueros, pero no hace nada por los puestos de trabajo precarios y viola sus derechos", afirmó el secretario general de Cobas, Piero Bernocchi. Asimismo, algunos sectores de la administración pública salieron a la calle, como los miembros del Cuerpo de Bomberos, que se manifetaron para pedir "una mayor sensibilización ante los contratos precarios y salarios dignos".