Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las claves de la victoria de Obama

La crisis financiera, las nuevas teconlogías, su carisma y liderazgo y el rechazo popular a la política de Bush conducen a Obama hasta la Casa Blanca

El candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos se ha alzado con la victoria tras una campaña electoral marcada por varios hechos determinantes:

El "Efecto Obama". El candidato demócrata ha irradiado carisma y capacidad de liderazgo durante toda la campaña electoral. La atracción que ha despertado en el electorado estadounidense ha conseguido movilizar a las masas. Tres de cada cuatro estadounidenses en edad electoral se registraron para votar, el índice más alto desde la aprobación del voto femenino en 1920.

Internet. Barack Obama ha empleado las nuevas tecnologías en su campaña como ningún otro candidato, ya fuese durante las elecciones primarias dentro de su partido como en las presidenciales. Internet ha aportado dos beneficios principales al demócrata: le ha permitido alcanzar cotas históricas de recaudación económica para su campaña y difundir un mensaje de entusiasmo y euforia entre los estadounidenses.

Hastío general respecto a la política de la Administración Bush. Ocho años de Gobier?no de George W. Bush han perjudicado la imagen del Partido Republicano, que deja tras de sí una estela política de incompetencia y desmanes marcada por dos guerras - Irak y Afganistán -. El propio John McCain ha huído de la sombra de Bush durante toda la campaña.

La crisis financiera mundial . En un contexto económico muy complicado para buena parte de la población de Estados Unidos, la propuesta de Obama para superar la crisis ha calado en el electorado más profundamente que las recetas de John McCain.

Victoria en los Estados "bisagra" .McCain no ha conseguido hacerse con el control de aquellos Estados donde, según las encuestas anteriores a los comicios, el resultado era incierto, como Ohio, Florida o Virginia. Además, algunos de los feudos republicanos han cambiado de signo, como es el caso de Virginia, que había votado republicano los últimos 40 años, o Nuevo México, que se decantó por Bush en 2004.