Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las elecciones escocesas de Glenrothes confirman el buen momento de Brown

El Partido Laborista pone fin a sus cuatro derrotas consecutivas en las urnas desde que Brown es primer ministro británico

El candidato del Partido Laborista británico en Glenrothes (Escocia), Lindsay Roy, celebra su victoria.
El candidato del Partido Laborista británico en Glenrothes (Escocia), Lindsay Roy, celebra su victoria. REUTERS

El primer ministro británico, Gordon Brown, se ha anotado un tanto con las elecciones de la circunscripción escocesa de Glenrothes a pesar de que no era él quien concurría a ellas. La victoria de su partido en estos comicios locales suponen, a todos los efectos, su primer triunfo electoral desde que asumió el poder en junio de 2007.

Considerada en el Reino Unido como una prueba de fuego que confirmara la recuperación que las encuestas otorgan a Brown, esta victoria parece convertirse en un espaldarazo al protagonista del liderazgo internacional ante la crisis.

Tras el varapalo sufrido el pasado mes de julio en Glasgow Este, donde perdió la mayoría de más de 13.500 papeletas con las que contaba, Brown ha logrado este jueves poner así fin a las cuatro derrotas consecutivas que había experimentado en las urnas desde que es primer ministro.

Pese a que los sondeos auguraban una victoria al Partido Nacionalista de Escocia (SNP, por sus siglás en inglés), los laboristas mantendrán el escaño de la circunscripción escocesa de Glenrothes, en la que 88.000 británicos estaban llamados a votar. Los suyos lograron 19.046 votos, contra los 13.209 obtenidos por los nacionalistas escoceses, en una cita que recabó una participación del 52,37%.

El SNP, que defiende la independencia escocesa sobre Inglaterra, esperaba repetir el triunfo que se cobró el pasado julio en otra cita parlamentaria y que provocó que algunas voces de su partido cuestionaran abiertamente el liderazgo de Brown.

La crisis y la recuperación de Brown

Hace unas pocas semanas, los sondeos afirmaban que los laboristas estaban perdiendo apoyos entre el electorado y las dudas sobre su líder cobraban cada vez más fuerza. Hasta que Brown decidió aferrarse a la crisis financiera. Desde entonces, las muestras de confianza y alabanzas sobre sus medidas se han sucedido, tanto dentro como fuera del Reino Unido, para el que hace unas pocas semanas era considerado en muchos círculos como un auténtico cadáver político.

Tras conocer su victoria en las urnas, el candidato laborista en Glenrothes, Lindsay Roy, director del centro escolar Kirkcaldy High School en el que el propio Brown cursó sus estudios, no ha dudado en atribuirle los méritos. "Con Gordon Brown los tipos de interés se han situado en mínimos históricos, lo que ayuda a las familias de clase trabajadora. Con Gordon Brown, el Partido Laborista ha ganado las elecciones en Glenrothes", ha afirmado.