Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Inseguridad en el tráfico marítimo

La vigilancia internacional hace aguas ante los piratas de Somalia

Los criminales secuestran en las últimas 24 horas un carguero griego, un pesquero tailandés y otro de Hong Kong.- Los dueños del petrolero 'Sirius Star' negocian un rescate

La actividad de los piratas somalíes no cesa en las aguas del golfo de Adén. En ese rincón olvidado del Cuerno de África, los piratas somalíes han multiplicado sus ataques y en las últimas horas han secuestrado un buque de carga griego a pesar del actual despliegue del Grupo Permanente Marítimo de la OTAN. Por su parte, un buque de la marina de India ha hecho frente al ataque de los asaltantes marinos y, tras una breve batalla, la embarcación de los piratas ha quedado destruida.

En medio de los nuevos ataques de piratas, las autoridades saudíes han confirmado que los dueños del enorme buque petrolero Sirius Star comenzaron las negociaciones para un posible pago de rescate para recuperar la embarcación y su preciosa carga de dos millones de barriles de crudo.

El caos reina en las costas de Somalia. Los moradores de esta parte del océano Índico se han hecho fuertes y, gracias a un vacío legal, operan con más intensidad y violencia a través de secuestros de barcos y asaltos despiadados a sus tripulaciones. La última captura que se han apuntado los piratas somalíes es un carguero griego que navegaba en el golfo de Adén. "Los piratas están enviado nuestro mensaje al mundo de que 'podemos hacer lo que queramos, podemos imaginar lo impensable y conseguir lo inesperado", ha afirmado Andrew Mwangura, portavoz del Programa de Asistencia a Navegantes del Este de África. A bordo del buque griego viajaban entre 23 y 25 personas.

Horas antes, un pesquero tailandés con 16 tripulantes y carguero con bandera de Hong Kong, con 25 marineros y 36.000 toneladas de trigo, han sido secuestrados en el golfo somalí con 41 personas a bordo. Ambas naves viajaban con destino a Oriente Próximo por las peligrosas aguas de Somalia cuando fueron atacadas. Los asaltos piratas somalíes han cobrado una virulencia extraordinaria.

El fin de semana pasado, los malhechores somalíes secuestraron el Sirius Star , un superpetrolero saudí cuya carga de dos millones de barriles de crudo se calcula en unos 100 millones de doláres. El buque permanece con sus 25 tripulantes atracado en las costas de Somalia, pero el ministro saudí de Asuntos Exteriores, el príncipe Saud al-Faisal, ha informado desde Italia, donde realiza una visita, de que han comenzado las negociaciones. "Sé que los dueños del carguero están negociando (un rescate). No nos gusta negociar ni con terroristas ni con secuestradores. pero los dueños del barco son los árbitros finales de lo que pasa allí", ha dicho Al Faisal a los periodistas. El Sirius Star es propiedad de la empresa Aramco.

Los piratas piden una enorme cantidad de dinero dentro de un negocio que se remonta a la década de 1990.

Batallas navales

Mejor suerte ha corrido un buque de la marina de India que ha rechazado un ataque y un petrolero de bandera británica que, escoltado por una fragata alemana, ha logrado zafarse del asalto de los criminales en aguas próximas a la costa somalí.

Ante la falta de un dispositivo de seguridad internacional, las embarcaciones privadas suelen enfrentarse a los piratas por su cuenta propia. El buque indio ha dado batalla a los piratas y esta se ha saldado con la destrucción del barco de los criminales. Sin embargo, dos lanchas rápidas que acompañaban a la embarcación que ha acabado destruida han sido utilizadas por los asaltantes para huir del lugar.

Los piratas campan a sus anchas por una región de casi dos millones de kilómetros cuadrados de mar. La OTAN, que actualmente mantiene un pequeño despliegue marítimo, dijo ayer que no va a desviar ninguno de los cuatro barcos de guerra que tiene destinados en el golfo de Adén. Tampoco las flotas estadounidenses, que descartaron ayer cualquier acción militar, tienen previsto llevar a cabo operaciones. En lo que va de año, los asaltantes somalíes han atacado 92 navíos y logrado secuestrar 36, de los que aún mantienen 14 en su poder, con 268 rehenes, según datos de la Oficina Marítima Internacional (OMI).