Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe de inteligencia alerta de la pérdida de influencia de EE UU

La Inteligencia estadounidense reconoce que el ocaso económico, militar y político de Washington tiene fecha

La influencia y el poder de Estados Unidos pueden dejar de ser determinantes como primera potencia mundial dentro de dos décadas, según el último informe de la Inteligencia estadounidense. El Consejo de Inteligencia Nacional (NIC, en sus siglas en inglés), un organismo dependiente de los servicios de inteligencia de EE UU y que periódicamente analiza el futuro de los contextos internacionales, reconoce que el dominio económico, militar y político de Washington desciende de manera alarmante.

El informe muestra los escenarios globales en los próximos 15 años y, en esa línea, predice que China, India y Rusia incrementarán su poder sobre la influencia norteamericana. Además, señala que dentro de ese tiempo el dólar dejará de ser la moneda más importante del mundo y EE UU se enfrentará a periodos de escasez de agua y comida.

"Los próximos 20 años de transición a un nuevo sistema están cargados de riesgos", apunta el informe llamado Global Trends 2025. El mayor reto, según el estudio, será combatir el calentamiento global y su fuerte impacto en los próximos años. Habrá periodos de escasez de agua y comida a lo que podría añadirse un conflicto internacional por el petróleo.

Las economías de China, India y Brasil ofrecerán a EE UU más competición pero al mismo tiempo darán un sistema internacional más multipolar, que cambiará el escenario mundial, según el informe. Además, habrá más de un centro de poder y el uso y desarrollo de armas nucleares crecerá con la amenaza terrorista cada vez más evidente.

Con todo, Washington tiene en su mano cambiar estas predicciones. La Inteligencia norteamericana señala que el nuevo presidente de EE UU, Barack Obama, jugará un papel trascendental dentro de un escenario inhóspito para el país donde el futuro y el poder están en juego. El estudio asimismo concede posibilidades para solventar muchos de estos problemas que dependerán de las acciones de los principales líderes mundiales.