Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Royal lleva a los tribunales la batalla por el control del Partido Socialista francés

Manuel Valls, asesor de la ex candidata a la presidencia, dice que la denuncia es "inevitable" porque hubo fraude. -El equipo de Aubry amenaza con querellarse contra Valls por "difamación"

Manuel Valls, asesor de la candidata a la Secretaría del Partido Socialista francés Ségolène Royal, ha anunciado que recurrirá los resultados de las elecciones ante los tribunales. Valls ha señalado que la decisión se ha tomado tras estimar que hubo un "desarrollo fraudulento" de los comicios, en los que Martine Aubry venció a Royal por sólo 42 votos de diferencia sobre los más de 130.000 depositados.

"Toda la información de la que disponemos apunta a que se cometieron errores, irregularidades y fraude", ha declarado Valls. "Han querido robarnos esta victoria, y se va a presentar sin remisión un caso ante los tribunales. Es inevitable" ha añadido. Valls ha insinuado en el Canal + francés que gran parte de las irregularidades que denuncia podrían haberse cometido en la ciudad de Lille, de la que Aubry es alcaldesa.

Denuncia contra Valls por "difamación"

La respuesta de los seguidores de Aubry ha sido casi inmediata y ha llegado por boca del responsable de la Federación Socialista del Norte, Gilles Pargneaux, quien anunció otra denuncia contra el propio Valls por "difamación".

La intervención de Pargneaux no es casual, ya que su federación es la más agraviada por las quejas del equipo de Royal. Bernard Vigreux, uno de los hombres de Royal en la Federación Norte, ha asegurado que se produjeron irregularidades en siete secciones de Lille, lo que afectaría a 200 votos, según recoge el diario Le Monde.

Acusaciones de fraude cruzadas

Sin embargo, no son sólo los resultados de Lille los que se han puesto en entredicho. Desde que se dieron a conocer los resultados en la madrugada del sábado, ambos equipos han cruzado acusaciones por irregularidades en el escrutinio de diversas secciones.

Mañana, una comisión específica se encargará de hacer un nuevo recuento de votos y de verificar las denuncias de fraude. Su trabajo deberá ser rápido, puesto que el martes se reúne el Consejo Nacional del partido y deberá decidir si da por buenos los resultados.

Independientemente de que se decida ratificar la victoria de Aubry o acceder a la petición de Royal de organizar una nueva votación, todos los analistas y expertos políticos coinciden en que la división del partido es más profunda que nunca y en que existen riesgos incluso de escisión.